Reportaje:Audi A5

Un deportivo contundente

Con el A5, Audi recupera su cupé de cuatro plazas, que presenta una línea y un interior exquisitos y cumple en el uso diario. Destaca por su calidad de ejecución y llega con seis motores a la última, tres de gasolina y tres diésel. Pero su poder de seducción va unido a unos precios elitistas: desde 37.000 hasta 61.800 euros.

Es el antídoto de Audi para competir con los BMW Serie 3 Coupé y Mercedes CLK; se llama A5 y viene a ocupar el vacío que dejó el último Audi Coupé hace ya 11 años. El nuevo deportivo alemán impacta por su imagen y adelanta elementos estéticos y mecánicos del futuro A4. En junio se comercializarán las versiones 3.0 TDi de 240 CV (48.200 euros) y S5, la variante deportiva con motor

4.2 V8 de 354 CV (61.800). En agosto llegarán propuestas más accesibles: 2.7 TDi de 190 CV (44.800) y 3.2 FSi de 265 CV (48.400). En otoño, el 1.8 TFSi de 170 CV (37.000 euros), la versión básica. Y en 2008 la carrocería Cabrio y un 2.0 TDi de 170 CV.

El A5 es el segundo paso de Audi en su ofensiva por ofrecer carrocerías no convencionales en todas las categorías en que está presente. Estos modelos se identificarán con un número impar precedido por la letra A en los cupés y la Q en los todoterreno, como ya estrenó el Q7. El programa incluye un cupé grande basado en el A6 (A7) previsto para antes de 2010, y dos todoterreno derivados de los A4 y A3 (Q5 y Q3) que podrían llegar en 2008 y 2009, respectivamente.

Diseño italiano, ingeniería alemana

El A5 es la última obra de Water De' Silva, el diseñador italiano de los Alfa 147 y 156 que dirige ahora esta área en Audi: "Es el coche más bello que he diseñado". Mide 4,63 metros de largo, estrena el chasis que incorporará con retoques el próximo A4 y actualiza el concepto GT (Gran Turismo) de los grandes cupés pensados para realizar viajes largos que adelantó ya el prototipo Nuvolari.

El A5 fusiona deportividad y elegancia en un equilibrio impecable que destaca por su carácter y tiene la virtud de no caer en la ostentación. Mantiene el ADN de estos coches, con una carrocería baja y ancha y un techo que cae suavemente por detrás para acoger una zaga corta. Pero el equilibrio en las proporciones y el culto al detalle, que se aprecia en soluciones como la gran parrilla vertical, la franja de Led's (diodos luminiscentes), situada en la base de sus grandes faros bixenón (opcionales), o los nervios ondulados que recorren el lateral, potencian su poderío estético. El toque alemán se refleja en la calidad de fabricación, con separaciones mínimas entre las piezas y una aerodinámica eficiente (CX:0,29) que cubre la zona inferior del coche.

El resultado atrae a primera vista y termina de seducir cuando se aprecia de cerca. Y convence cuando se conduce, porque ofrece un comportamiento estable, sólido y seguro, con nuevas suspensiones más precisas y una completa gama mecánica que incluye las últimas evoluciones de los motores de gasolina y turbodiésel de Audi (mejorados en potencia, consumo y emisiones), cambios manuales (seis marchas) y automáticos (Multitronic de ocho marchas), y la tracción Quattro, de serie en las versiones FSi de gasolina y en el 3.0 TDi.

Motores evolucionados

El diseño interior es también exquisito y puede incluir todas las comodidades y sofisticaciones, en su mayoría, opcionales y caras. Pero acusa las limitaciones de los cupés con unas plazas traseras justas (ver recuadro derecho).

La gama del A5 incluye los seis motores señalados, tres de gasolina y tres TDi, que ofrecen prestaciones brillantes, y un completo equipo de serie con seis airbags, ABS, ESP, climatizador de tres zonas, radio-CD, ordenador de viaje, llantas de 17 pulgadas... Además, permite elegir una gran variedad de opciones en tapicerías y acabados (tres maderas o aluminio), cinco tipos de llantas, sistema de información MMI, llave inteligente, cámara para aparcar, navegador con DVD, TV, teléfono...

El frontal identifica al A5 con Audi, y los rasgos ondulados que recorren la cintura lateral y las formas robustas de la zaga realzan una línea elegante y dinámica.
El frontal identifica al A5 con Audi, y los rasgos ondulados que recorren la cintura lateral y las formas robustas de la zaga realzan una línea elegante y dinámica.

IMPECABLE Y CON CUATRO ASIENTOS

LA LÍNEA DEPORTIVA del A5 no sacrifica en exceso el espacio interior y permite mantener el sentido práctico para cumplir como coche único de solteros y parejas urbanas con poder adquisitivo: el nicho de mercado en ascenso que buscan los nuevos cupés GT.

Las plazas delanteras están diseñadas con mimo y pueden incluir todas las sofisticaciones: asientos eléctricos con calefacción y refrigeración interior o climatización con regulación independiente. Pero la línea del techo reduce la altura de las traseras y, aunque las del A5 son mayores de lo habitual en los 2+2, no tienen la amplitud de una berlina. El acceso no es muy incómodo y sólo exige agachar bien la cabeza: los asientos delanteros se desplazan sin esfuerzo

hacia delante y recuperan la posición solos. Tienen un diseño muy anatómico, sujetan bien el cuerpo y ofrecen un espacio aceptable para las piernas. Pero si el conductor mide más de 1,80 metros, toca en el techo. A cambio, el maletero tiene 455 litros, como en muchas berlinas. Según Audi, se ha optado por ampliar su capacidad en detrimento de las plazas traseras, para atender los deseos del público femenino, que, según la marca, valora mucho el espacio de carga, ya sea en los viajes, en las compras o para el material deportivo: caben dos bolsas de golf, otra exigencia del mercado.

Un detalle innovador del A5 es la llave inteligente Advanced Key Sistem. Aparte de permitir abrir y arrancar el motor sin sacarla del bolsillo, guarda la memoria del coche (kilómetros, revisiones, propietario y otros), lo que automatiza la recepción en el taller.

S5: DEPORTIVIDAD CON CLASE

AUDI OFRECE, ya de entrada, la versión deportiva S5, que equipa un avanzado motor 4.2 V8 de 354 CV con inyección directa FSI, cambio manual de seis marchas y tracción Quattro.

Es la propuesta más potente -más adelante puede llegar un RS5- y tiene prestaciones de purasangre: de 0 a 100 km/h. en 5,1 segundos, 250 km/h. (autolimitada) y 12,4 litros de consumo.

Según el diseñador De' Silva: "Con el S5 demostramos que la potencia también puede combinarse con altas cotas de elegancia". Así incluye detalles estéticos específicos que refuerzan su imagen atlética: faldón frontal, parrilla gris platino, aletas ensanchadas, grandes llantas de 18 pulgadas (opcionales de 19), escapes dobles ovalados... Monta suspensiones y frenos reforzados y el interior se puede personalizar con todo tipo de tapicerías e inserciones.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS