Blanco responde con una querella a la acusación de consentir un soborno en Ibiza

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, ha presentado una querella criminal contra Roque López Morcillo, ex secretario general de los socialistas de Ibiza, por injurias y calumnias con publicidad, por acusarle de haber consentido la percepción de 1,5 millones de euros para el partido en la isla a modo de soborno de la constructora Brues. Esas acusaciones las profiere López en una grabación que ha publicado el diario El Mundo. Sus ex compañeros de partido aseguran que las grabaciones las hizo el propio López, es decir, consideran que se grabó a sí mismo.

En la misma, cita una supuesta reunión de Blanco con personas de su partido y con el gerente de la empresa municipal Imvissa, que supuestamente entregó dinero al PSOE de Ibiza. Blanco, que protagonizará hoy en Ibiza y Formentera sendos actos electorales, anunciados con mucha antelación, afirma que no conoce a esa persona.

Pero la catarata de acciones judiciales contra Roque López se sucedieron ayer en Baleares, así como los desmentidos de esa acusación. El alcalde de Ibiza y candidato insular del PSOE, Xico Tarrés, el teniente de alcalde, Pedro Campillo, y el gerente de la empresa pública Imvissa, Emilio Pérez Echagüe, negaron haberse reunido con José Blanco, contrariamente a lo afirmado por Roque López. Pérez Echagüe confirmó que no conoce a Blanco, mientras el secretario de organización del PSOE de Baleares, Miquel Mestre, y el presidente de la empresa Brues, Antonio Pinal, afirmaron que no participaron en la supuesta reunión.

Reunión con Matutes

Xico Tarrés, como presidente de la empresa pública ITUSA, que promueve la reforma urbanística que ejecuta la firma Brues, presentó una denuncia por un supuesto delito de intromisión en el secreto de las comunicaciones, contra Roque López, y reclama a El Mundo la entrega de las grabaciones. En el mismo sentido actuó la gestora de la Federación Socialista de Ibiza y Formentera, al frente del partido desde que López fuera forzado a renunciar a la secretaría general al estimar la dirección balear, con el acuerdo de la dirección federal, que no era el candidato adecuado a la presidencia del Consell insular como, al parecer, deseaba.

El número dos del PSOE balear, Miquel Mestre, solicitó al fiscal jefe de Baleares que investigue una reunión, del mes mayo de 2006, de Roque López con el ex ministro de Asuntos Exteriores Abel Matutes, "al resultar posible que en este encuentro se concertara una estrategia para desprestigiar al PSOE".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 27 de abril de 2007.

Lo más visto en...

Top 50