Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Valencia paga sus facturas con cuatro años de retraso

Hacienda costea 25 millones en atrasos con los gastos corrientes del presente ejercicio

Las facturas de las contratas del Ayuntamiento de Valencia permanecen acumuladas en los libros de cuentas municipales y son pagadas cuando se puede, pero no cuando toca. La débil situación económica ha llegado a tal punto que algunas facturas mensuales de las tareas municipales como el mantenimiento de colegios o el alumbrado son pagadas con un retraso de dos a cuatro años. Así lo plasma el reconocimiento de obligaciones (facturas) que hoy será tratado en el pleno municipal. Hacienda ha consumido en pagos atrasados 25 millones del crédito para este año.

Mobiliario para las dependencias de la policía local. Fecha de factura: julio de 2003. Todavía sin pagar a la empresa contratada: Pallardo SA. Es el pago más atrasado que desprende la lista de facturas a la que ahora hace frente el Consistorio. Los pagos a Secopsa, la empresa encargada del mantenimiento de los colegios de la ciudad, llevan dos años de retraso.

La lista con las facturas a las que hace frente el Ayuntamiento pertenece al informe de la segunda "relación de expedientes de reconocimiento extrajudicial de créditos y obligaciones 2007". Un farragoso término económico utilizado para los gastos extraordinarios surgidos durante un ejercicio económico. Sin embargo, los gastos a los que alude este expediente nada tienen de improvistos, sino que son los propios de cualquier Consistorio. Entre los pagos figura la limpieza de colegios, el alumbrado o la conservación de fuentes.

El interventor que firma el documento advierte: "Queda disminuida por un importe de 22, 6 millones de euros la disponibilidad crediticia para atender los gastos corrientes del presente ejercicio". Juan Ferrer, concejal del PSPV, criticó ayer al responsable municipal de Presupuestos, Silvestre Senent, por declarar en la pasada comisión de Hacienda, que el Ayuntamiento saldaría estos pagos con un remanente de Tesorería. Es decir, con dinero que el Consistorio no asignó a ninguna tarea durante el año pasado.

Ferrer acusó al equipo de la alcaldesa Rita Barberá de ocultar sus cuentas anuales. "Hemos solicitado el balance de situación del año 2006 pero no nos lo quieren enseñar. Estarán esperando a que pasen las elecciones". La ley estatal que rige el funcionamiento de las administraciones locales permite entregar el balance en julio, aunque "no es habitual", según Ferrer.

El descontrol de las facturas mensuales para una misma actividad salta de un mes a otro sin orden aparente. El Ayuntamiento paga once meses del mantenimiento de los centros docentes a la vez. De octubre y noviembre de 2005 pasa a febrero de 2006, pero nada dice de enero de ese mismo año. Para Ferrer, el desvarío explica que algunas cuentas son "guardadas en el cajón" para pagarlas "cuando viene bien".

1.100 euros en banderas del Vaticano

El Corte Inglés cobrará este mes una factura de agosto de 2006 relacionada con el "suministro de banderas nacionales de la C.V. y el Vaticano", según cita el expediente de reconocimiento de obligaciones que hoy es elevado al pleno del Ayuntamiento de Valencia. Correos cobrará un millón y medio de euros en notificaciones de agosto a diciembre de 2006; la empresa que conserva las fuentes ornamentales de la ciudad cobrará medio millón; Telefónica Móviles cobrará una factura de diciembre de 2.006 por un valor de 36.000 euros; también se pagarán 31.000 euros al Arzobispado para capellanes en el cementerio en octubre de 2006. Los gastos, que ascienden a 25 millones, no forman parte de los presupuestos. Sin embargo, son previsibles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de abril de 2007

Más información