Un hombre estuvo cinco días muerto en su coche, retirado por la grúa

El cadáver fue descubierto por un amigo en el depósito municipal

¿Cómo es posible que la grúa municipal retire un coche con su propietario muerto en el interior y nadie se percate de ello? Ésta es la pregunta que muchos habitantes de Mataró (Barcelona) se hacen desde el pasado lunes, cuando el cuerpo sin vida de David B. M., de 30 años, fue hallado en el asiento trasero de su vehículo, que llevaba cinco días aparcado en el depósito municipal tras ser retirado por una grúa por estar mal aparcado. Fuentes de la investigación creen que pudo haber muerto de sobredosis.

La secuencia de los hechos es la que sigue. El pasado viernes, día 20, la familia de David B. M. denunció ante la Policía Local de Mataró la desaparición del hombre. Lo hizo 48 horas después de que éste saliera de casa camino de su trabajo en Mercabarna, donde ejercía de transportista. Pero David ni siquiera llegó a salir de su ciudad. Fuentes cercanas a la investigación explican que se habría acomodado en la parte posterior de su Seat León -de color rojo, tuneado y con los vidrios traseros tintados de negro-, y allí se habría inyectado una sobredosis de heroína que le condujo a la muerte.

Horas más tarde, pasadas las ocho de la mañana, los empleados de la grúa, sin darse cuenta por lo oscuro de los cristales de que había una persona reclinada en el asiento posterior, retiraron el vehículo mal aparcado y lo trasladaron hasta el depósito municipal, donde permaneció cinco días. Hasta que un amigo de David, que acudió al lugar para recoger su propio coche, también retirado por la grúa, reconoció el de su compañero. Se acercó a él extrañado, ya que sabía que la familia buscaba aquel coche y a su propietario desde hacía tres días y para ello había llegado a imprimir hojas con la fotografía del desaparecido, que repartió por la ciudad. ¡Y cuál fue su sorpresa al abrir la puerta posterior y encontrarse a su amigo, muerto, recostado en el asiento!

Sobredosis

Fuentes municipales aseguraron que no habían advertido la presencia del cuerpo ya no sólo por los vidrios tintados del vehículo, sino porque los empleados de la grúa no "inspeccionan" el interior de los automóviles retirados. "Aun así", afirmaron, "es habitual que los propietarios denuncien que echan de menos algún objeto".

Los Mossos d'Esquadra se desplazaron hasta el depósito para identificar al fallecido y aclarar las causas de su muerte. Fuentes próximas a la investigación señalaron que no había indicios de muerte violenta, y que se trataría de un fallecimiento por sobredosis. La autopsia deberá determinar si la víctima aún vivía cuando la grúa se llevó el coche.

Los familiares de David han señalado que no harán ningún comentario hasta que la autopsia revele las causas precisas del fallecimiento, si bien ponen en duda que se trate de una sobredosis. Sí lamentaron, sin embargo, que la Policía Local no "hubiera movido un dedo" para encontrar al desaparecido y que fuera un amigo de David quien lo hallase por casualidad. Por este motivo, la familia no descarta denunciar al cuerpo de agentes local "por negligencia".

David B. M. vivía junto a su compañera y tenía un niño de corta edad.

Sus amigos habían pegado carteles con su foto buscándoleATLAS

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 25 de abril de 2007.

Lo más visto en...

Top 50