Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Ibrahim y Zhang Hue, madrileños

Seis fotógrafos y 200 imágenes: retrato del día a día de los inmigrantes

Zhang Hue Liang, Abdalá, Patriszu, Jeanneth y Zumbaye son nuevos madrileños. Con su presencia, Madrid se ha convertido en una región multirracial. En la Comunidad -donde uno de cada seis ciudadanos nació fuera de España- cada vez es más común que tu peluquera sea nigeriana, que el obrero que construyó tu casa sea rumano o que tu frutero haya nacido en Ecuador.

Seis fotógrafos de prestigio internacional (cuatro de ellos pertenecientes a la agencia Magnum) retrataron durante seis semanas entre junio y noviembre de 2006 la cotidianeidad de centenares de esos extranjeros en Madrid. Fue un encargo de la Comunidad de Madrid a Magnum, que confió la tarea a Carl de Keyzer, Susan Meiselas, Donovan Wylie, Cristina García Rodero, Matías Costa y Carlos Sanva. El método, que cada uno de ellos se centrara en un colectivo. Sin más directrices.

MÁS INFORMACIÓN

El resultado de ese trabajo, Madrid inmigrante, se puede ver desde ayer en la sala de exposiciones del Canal de Isabel II (Santa Engracia, 125) y hasta el 27 de mayo. En su interior, casi doscientas fotografías. Instantáneas de vidas extranjeras en Madrid. Historias de integración pero también de recuerdo del origen dejado atrás. Jóvenes Wlad Bora o hijos de afuera, como los llaman en Marruecos. "Su identidad cultural va a estar siempre a mitad de camino entre Marruecos y España", asegura el hispano-argentino Matías Costa (Buenos Aires, 1973). Sus fotografías, en blanco y negro, muestran a magrebíes en la mezquita de la M-30, en el metro, en el trabajo...

También en blanco y negro, Cristina García Rodero (Puertollano, 1949), Premio Nacional de Fotografía, ha puesto su objetivo en bolivianos, peruanos o colombianos. Hay tardes de samba, conciertos latinos, recién nacidos en La Paz y procesiones religiosas. "Han venido a trabajar a nuestro país. Pero he querido enseñar qué hacen cuando no trabajan. Cómo pasan esos días, con poco dinero, porque tienen que ahorrar", contó García Rodero.

Susan Meiselas (Baltimore, EE UU, 1948) se ha fijado en la comunidad latina mayoritaria en Madrid, la ecuatoriana. De forma original, Meiselas retrató a un equipo de fútbol femenino de esa nacionalidad. Y paralelamente, Meiselas fotografió a cada una de las jugadoras en su puesto de trabajo y en su vida de ocio.

El cometido del belga Carl de Keyzer (Kortrijk, 1958) ha sido quizá el más difícil. Como en "los retratos de los cuadros flamencos del Prado", De Keyzer se ha adentrado en la inmigración china, muy inaccesible y siempre recelosa de mostrar su intimidad. "Visité a 800 ó 900 chinos. Sólo pude fotografiar a unos 50", explicó.

Carlos Sanva (Madrid, 1978) pretendió erradicar la típica imagen de un africano sufriendo. Así que en sus fotografías abundan las sonrisas. Por último, el norirlandés Donovan Wylie (Belfast, 1971) ha visitado decenas de locutorios, un lugar con "identidad propia para los extranjeros", según aseguró ayer Chema Conesa, comisario de la exposición junto con Diana Saldaña, de Magnum.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de abril de 2007