Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La situación en el País Vasco

ANV presenta 91 candidaturas y la fiscalía e Interior refuerzan la investigación

El elevado número de listas hace sospechar a la policía que hay relación con la ilegalizada Batasuna

Acción Nacionalista Vasca (ANV) registró ayer en las Juntas Electorales del País Vasco y Navarra más de 90 listas electorales para concurrir a los comicios del 27 de mayo en municipios de ambas comunidades autónomas. La fiscalía y el Ministerio del Interior han activado ya la investigación para detectar si estas candidaturas están contaminadas por la ilegalizada Batasuna. Tres de las listas han sido registradas en Navarra, 23 en Álava, 43 en Vizcaya y 22 en Guipúzcoa. ANV aún podría presentar más candidaturas, ya que el plazo finaliza a las doce de la noche de hoy. ANV es una formación que se desgajó de Batasuna en 2002, tras formar parte de ella desde su creación, en 1979. Además de centrar la investigación en ANV, la policía y la Guardia Civil han abierto otras dos líneas de investigación: 143 agrupaciones electorales, la mayoría con la marca Socialistek Abertzalen, y las candidaturas consideradas blancas.

La irrupción de las listas de ANV en más de 90 municipios despeja las primeras especulaciones sobre la posibilidad de que este partido se iba a limitar a comparecer en las Juntas Generales del País Vasco, lo que le requeriría menos candidatos. Cuantas más listas presente, más dificultades tiene para llenarlas con personas limpias de vinculación con Batasuna. Con la participación en las listas municipales han crecido las sospechas del Ministerio del Interior de que ANV pudiera ser una tapadera de Batasuna, una vez que desde la Fiscalía General del Estado se da por cantada la ilegalización de ASB (Abertzale Sozialisten Batasuna) y de muchas de las agrupaciones electorales avaladas por la izquierda abertzale, dada la reconocida vinculación que la propia Batasuna ha hecho de éstas.

ANV cuenta con la ventaja sobre ASB y las agrupaciones electorales de que sus estatutos están limpios al rechazar la violencia, y sus promotores salvaron la prueba de su contaminación con Batasuna tras la investigación que hizo Interior.

Además de las listas de ANV y de la ya anunciada impugnación masiva de las agrupaciones electorales apadrinadas por la izquierda abertzale, la policía investiga candidaturas independientes presentadas en varios pueblos a efectos de evitar que se cuelen como listas blancas de Batasuna.

Acción Nacionalista Vasca (ANV), formación que se ha mantenido inactiva durante varios años, ha sorprendido ahora con tan abultada presentación de candidaturas. De ahí que la acción investigadora del Gobierno se concentre en estas siglas, un partido de larga vida nacido en la República de 1931 como escisión del PNV e inscrito en 1977. Ayer se pudo confirmar, por si había alguna duda, que esta resucitada formación "va en serio", según admitió una fuente gubernamental.

Listas 'explosivas'

Fuentes oficiales creen que los dirigentes de Batasuna en algún momento llegaron a estar tentados a utilizar ANV como carcasa para presentar candidatos de primera fila de la ilegalizada Batasuna. Por ejemplo, en las elecciones al Gobierno de la Comunidad Foral de Navarra. Si han llegado a optar finalmente por esta opción se sabrá cuando se cierre el plazo, esta noche. De momento ya hay un motivo suficiente de alarma: el hecho de que hayan presentado tantas listas.

¿Cuál sería la maniobra si esos dirigentes fueran públicamente conocidos como miembros de la Mesa Nacional de Batasuna? Algunos letrados de la izquierda abertzale, dijeron las fuentes consultadas, estiman que una vez presentadas esas candidaturas "explosivas", la Fiscalía General del Estado carecería de tiempo para instar la ilegalización de ANV antes del 27 de mayo. Las elecciones se habrían celebrado y regiría la doctrina del Tribunal Constitucional de que la posición conquistada pertenece al candidato electo.

Pero la fiscalía que dirige Cándido Conde-Pumpido tiene un criterio y una estrategia muy diferentes. Si Batasuna optara por el desafío, se actuaría por la vía rápida para impugnar directamente las candidaturas. Es decir, la misma vía, la de la Sala del 61 del Tribunal Supremo, que entiende, en base al artículo 49 de la Ley Electoral, de la impugnación de las agrupaciones electorales.

En el fondo de todas estas maniobras con las listas yace una creciente división en las filas de la izquierda abertzale, auspiciada por un sector que reprocha a ETA la ruptura del alto el fuego con el atentado, el 30 de diciembre pasado, con dos muertos, en la T-4 del aeropuerto de Barajas. Este grupo, ante la imposibilidad de una presentación en regla -al no haber repudiado explícitamente la violencia-, busca abrir rendijas para asomarse al proceso electoral.

En este escenario, el fantasma de un aplazamiento de gran parte de la actividad política y electoral de la izquierda abertzale hasta 2011 -habrá que ver qué escenario se presenta antes, respecto de las elecciones a la Comunidad Autónoma Vasca- sobrevuela en la formación liderada por Arnaldo Otegi.

En cuanto a las siglas ASB (Abertzale Socialisten-Batasuna), sobre las que la Fiscalía y la Abogacía del Estado han presentado demandas de ilegalización, el Gobierno la considera ya fuera de juego. Hoy termina el plazo para que los promotores de ASB presenten alegaciones a la demanda de ilegalización contra ellos. Si llegaran a presentarlas, la Sala del 61 del Supremo, encargada de resolver sobre la legalidad de los partidos, podría reunirse hoy mismo o mañana, pero ya sin consecuencias para las elecciones del 27 de mayo, puesto que ni siquiera han designado representantes ante las juntas electorales ni, por supuesto, candidaturas.

La ley no prevé ningún mecanismo para que la Sala del 61, en el caso de que ASB decidiese, de la noche a la mañana, cumplir las exigencias legales, habilite un nuevo plazo para presentar listas. Y aunque los promotores de este nuevo partido recurrieran en amparo al Tribunal Constitucional, éste sólo se pronunciaría después de celebrados los comicios. Por tanto, esta vía tampoco permite margen alguno.

La alternativa paralela a la de ASB, impulsada por los dirigentes de la ilegalizada Batasuna, ha sido la recogida de firmas para presentar agrupaciones electorales en todo el País Vasco y Navarra. La información policial y judicial indica que los propios dirigentes de Batasuna "han contaminado todo el proceso de recogida de firmas". De hecho, ayer mismo Pernando Barrena daba a conocer en una comparecencia en Pamplona que él mismo encabezará una de estas listas. Paralelamente, la izquierda abertzale anunciaba que hoy se presentará la plataforma de Bilbao, y que en ese acto estará presente, entre otros, la dirigente de Batasuna Jone Goirizelaia.

A falta de que esta noche se cierre el plazo oficial, la fiscalía ha detectado ya dos tipos de siglas que se presentan a los comicios del 27-M apoyándose en las mismas firmas: Abertzale Socialista y Ezquer Abertzale. A estas dos marcas se añade el nombre del pueblo en el que acude cada agrupación de electores. Fuentes gubernamentales cifraban anoche en 143 las agrupaciones con estas siglas presentadas sólo en el País Vasco, donde hay 251 municipios. Faltan los datos de las agrupaciones de Navarra (272 localidades). La fiscalía actuará masivamente contra ellas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de abril de 2007