El alcalde de Caldas solicitó el voto con cargo al ayuntamiento

El regidor pide perdón tras ser desautorizado por el PSdeG

El último episodio de la polémica entre PP y PSdeG por la captación del voto emigrante saltó ayer del candidato popular de Muxía al actual regidor de Caldas de Reis, Juan Manuel Rey, quien remitió cartas en las que no sólo pedía el voto fuera del plazo estipulado por la ley sino que envió la misiva a cuenta de los presupuestos municipales. El alcalde anunció que devolverá el dinero después de que el PSdeG le exigiese una rectificación.

El presidente del Partido Popular en la provincia, Rafael Louzán, y el cabeza de lista de esa localidad, Jesús Goldar, acusaron al alcalde de pedir el voto a la diáspora caldense en Argentina y Uruguay "de un modo presuntamente ilegal" y fuera de plazo. Las cartas, con membrete del Ayuntamiento, la firma del propio Rey y fechadas el 28 de marzo, además de informar sobre el procedimiento para votar y exponer las ayudas económicas a los emigrantes, dicen textualmente: "Como alcalde de Caldas (...) le solicito el voto para mi candidatura, dentro de las filas del PSdeG-PSOE". El PP estudia iniciar un proceso penal.

Tras la denuncia del PP, la secretaría de organización del PSdeG emitió un comunicado en el que "rechaza, desautoriza y censura" la actuación de Rey y le instaba a "reconocer el error y pedir disculpas". Y eso fue, precisamente, lo que hizo el protagonista de la polémica, que en un primer momento había rehusado dar explicaciones. Tras pedir perdón, Rey descargó la responsabilidad del "error" en una tercera persona "muy válida" pero que "se equivocó, fruto de su juventud e inexperiencia". Alguien, explicó, que trabaja en el consistorio y para el partido y que le habría preparado el documento "sin ser consciente de lo que firmaba". Rey se comprometió a devolver el dinero gastado, que el PP cifra en 5.000 euros.

Por su parte, el alcalde de Muxía, Alberto Blanco, defendió la misiva que también remitió a los emigrantes de su municipio pidiéndoles el voto para el PP con el argumento de que su llamamiento era a la participación, no a respaldar la candidatura popular. Blanco declaró a la Cadena SER: "Claro que pido el voto, pero el voto muxián", precisó. El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, también en declaraciones a la SER, afirmó que la carta del alcalde de Muxía "no es comparable con la retribución de los votos", en referencia al agente electoral que quería contratar el candidato socialista a la alcaldía de Vila de Cruces. "No se puede comparar una bomba con un tortazo", señaló Feijóo.

Feijóo exigió "coherencia" al PSdeG en esta materia y censuró los comportamientos de los alcaldes de Caldas y A Coruña, así como del candidato socialista de Vila de Cruces. El líder popular aseguró que estas estrategias "hay que eliminarlas" de la vida pública, por ser "impropias" y atentar contra la "ética política mínima que tiene que tener un partido durante todo el año y, especialmente, en época electoral", informa Arcadio Silvosa.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS