El ejemplo de Vitoria

El consenso que parece haber entre los tres partidos del Gobierno catalán (PSC, ERC e ICV-EUiA) con CiU para alcanzar un Pacto Nacional para la Vivienda evoca a algunos el ejemplo de Vitoria. El Ayuntamiento de la capital vasca, de 220.000 habitantes, ha mantenido un consenso en materia de vivienda que ha permitido que el 70% de los pisos que se inician cada año sean de protección pública.

Y como en Cataluña, la propuesta de pacto fue precedida de una tormenta política (en el caso catalán, la oposición, los promotores y el sindicato UGT cargaron contra la Ley de Vivienda).

En 1998 el Consistorio de Vitoria logró la mayor operación urbanística de su historia al hacerse con el control de 4,7 millones de metros cuadrados, de los cuales 3,9 estaban en manos privadas. Una extensión para crecer a este y oeste, y garantizar su crecimiento para varias décadas. El entonces alcalde José Ángel Cuerda (PNV) fijó que el 70% de la vivienda que generara el plan urbanístico fuera de protección.

La oposición, PSE y PP, se opuso desde el principio al plan. Cuando el PP llegó al poder con el apoyo de Unión Alavesa, pactó con el PSE modificar el plan. Curiosamente, el PNV aplaudió los cambios al entender que sólo se trataba de maquillarlo. El acuerdo de 1999 mantuvo la obligación de construir el 70% de vivienda pública. Y ese consenso ha permitido que desde entonces la vivienda social se mantenga cerca de esa cifra.

De hecho, la provincia de Álava concentra la mitad de todos los pisos sociales que se construyen en el País Vasco a pesar de contar sólo con el 14% de la población total de una comunidad en la que uno de cada tres pisos levantados tiene algún tipo de protección.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0015, 15 de abril de 2007.

Lo más visto en...

Top 50