Reportaje:

Gerena abre el Museo del Cantero

La localidad sevillana recuerda la importancia del granito en la historia de su economía

Las canteras de Gerena (Sevilla) fueron célebres por su granito. Los romanos comenzaron su explotación. La catedral de Sevilla, las columnas de Hércules e, incluso, algunas calles de París llevan granito de Gerena. La enorme dureza del granito de la localidad sevillana hace muy costosa su extracción, lo que originó la decadencia de una industria que fue la principal fuente de riqueza del municipio hasta los años cincuenta. El Museo del Cantero, que fue inaugurado el pasado lunes, resalta el legado de esta actividad.

El museo reúne herramientas, fotografías y documentos que dan cuenta de una industria decisiva en la historia económica de la localidad sevillana. La mayor parte del material ha sido cedido por ex canteros y sus familiares. En la sala destaca una maqueta de lo que era una cantera. Réplicas en miniatura de los trabajadores, de los burros que llevaban los adoquines a la estación y de los toldos que ayudaban a protegerse de las inclemencias del tiempo muestran los aspectos básicos de esta actividad.

El recinto expositivo incluye un completo recorrido por aparatos y herramientas para trabajar el granito. Hay, así, gatos para levantar piedras y un martillo compresor de aire. La caja fuerte donde se guardaban los explosivos ocupa un lugar principal. Otro de los elementos relevantes del museo es un motor extractor de agua y una cabria (grúa para cargar bloques de piedra). La lista de herramientas es interminable: porrino, tenazas, bañil, barrenas de porra y para perforar, puntero, adoquinera, martillo, cincel, bujarda... También forma parte de la sala de exposiciones una proyección audiovisual sobre el trabajo de la piedra.

El museo está situado junto a las canteras en un edificio adquirido por el Ayuntamiento y que perteneció a la desaparecida Cooperativa de Canteros. Los alumnos de los módulos de albañilería y jardinería del taller de empleo han rehabilitado el inmueble y sus aledaños, al tiempo que los de turismo han recopilado y catalogado los objetos que se exponen. "El actual museo era una nave en ruinas con el material y maquinaria de lo que fue la Cooperativa de Canteros. A partir de la semana que viene (por esta semana) abriremos el museo, por lo menos un par de horas, todos los días", comenta Lola Romero, monitora de turismo del taller de empleo que ha construido el museo. Los trabajos han durado un año. Un total de 30 personas han participado en la construcción del recinto de exposiciones.

El alcalde de Gerena, Jacinto Pereira (PSOE), recalca que "a principios del siglo XX más de 200 familias vivían del granito". "Eso significa que Gerena prácticamente vivía del granito, que ha sido, junto a la agricultura, básico para la economía de la localidad", puntualiza Pereira. Gerena cuenta con 5.663 habitantes.

La apertura del museo forma parte del proyecto de recuperación de las canteras para uso turístico. Hace unos meses se inauguró un mirador panorámico. También se ha adecentado el entorno de la zona conocida como Fuente Santa. Ahora se construyen senderos entre los tajos para diseñar una ruta y se prevé habilitar un embarcadero en la laguna formada en las antiguas canteras. También se acotarán espacios para la práctica de deportes de riesgo en las escarpadas paredes del lugar.

El Museo del Cantero forma parte del itinerario turístico que el Ayuntamiento ha diseñado para la localidad, que incluye visitas a los restos romanos y árabes de Fuente de los Caños, así como a los vestigios de una basílica paleocristiana construida en los siglos IV y V. Se conservan la base de la basílica, que tenía tres naves, y numerosos enterramientos a su alrededor.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS