Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El último equipo de Ullrich pide al juez español que reabra la Operación Puerto

El antiguo equipo de Jan Ullrich, el T-Mobile alemán, donde corrió hasta el pasado año, insta al juez español Antonio Serrano a que reabra la investigación de la Operación Puerto tras demostrarse que nueve de las 200 bolsas de sangre confiscadas en España eran del ciclista germano. "Tanto las federaciones deportivas como la justicia deben investigar los casos de manipulación", dijo ayer al diario Süddeutsche Zeitung el jefe de comunicación de T-Mobile, Christian Frommert. Preguntado por si debe reabrirse el caso en España, manifestó: "Absolutamente". De momento, se ha demostrado, merced a la infalible prueba del ADN, que nueve de las 200 bolsas de sangre que hay en España son de Ullrich, pero es que las restantes también pertenecen en su mayoría a ciclistas de la élite y a atletas. El campeón italiano Ivan Basso figura entre los supuestos implicados en la Operación Puerto, aunque todavía no se ha sometido a la prueba del ADN.

Aunque la fiscalía de Madrid se lo pidió, el juez Serrano no sólo rehusó ofrecer a los ciclistas implicados la opción de someterse a la prueba del ADN, sino que, además, archivó el caso en febrero porque el dopaje no era delito en España cuando se desarrolló la Operación Puerto. De todas formas, este asunto tendrá que verlo ahora la Audiencia de Madrid, que tiene dos posibilidades: confirmar el archivo o reabrir el caso y ordenar que terminen de hacerse las pruebas que el juez dejó a medias al sobreseerlo.

"No hay manipulación"

El T-Mobile despidió a Ullrich cuando éste se negó a someterse a la prueba del ADN tras ser expulsado del Tour. El caso de Ullrich y la Operación Puerto dio anteayer un vuelco al anunciar el fiscal alemán Friedrich Apostel que las bolsas de sangre requisadas al médico deportivo español Eufemiano Fuentes con los nombres Jan, Número Uno e Hijo de Rudi corresponden, "sin duda alguna", al ciclista alemán.

Apostel rechazó las acusaciones lanzadas por los abogados de Ullrich, que insinuaron que dichas pruebas podían haber sido manipuladas. El fiscal declaró: "No hay indicio alguno de tal manipulación". Ullrich siempre negó que las bolsas de sangre que decomisó en laboratorios vinculados a Fuentes la élite de la Guardia Civil española -la UCO, que dirige el coronel Félix Hernando- fuesen suyas. Siempre lo negaba, pero a la vez se resitía a hacerse la prueba del ADN. La Operación Puerto (la mayor trama mundial de dopaje en el ciclismo) fue destapada por EL PAÍS en junio de 2006 y en ella se vieron implicados 58 ciclistas. Todos ellos fueron expulsados del Tour tras las revelaciones de este periódico.

Los 20 equipos ProTour y la mayoría de sus ciclistas alcanzaron ayer un acuerdo con la Unión Ciclista Internacional (UCI) por el que pondrán su ADN a disposición de las autoridades competentes para cotejarlos con el de las bolsas de sangre de España y con las de cualquier otra investigación abierta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de abril de 2007