Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Joan Miró ya tiene su catálogo razonado de esculturas

El libro, una gran herramienta de investigación, incluye 396 obras realizadas entre 1928 y 1982

Emilio Fernández Miró, nieto de Joan Miró y director de la Sucesión Miró, y la historiadora del arte Pilar Ortega, han presentado en la Fundación Miró de Barcelona el catálogo razonado de esculturas del artista mallorquín, que han realizado conjuntamente a lo largo de nueve años. Joan Miró Sculptures. Catalogue Raisonné 1928-1982 (publicado por Daniel Lelong y la Sucesión Miró, sólo en inglés, al precio de 220 euros), incluye todas las obras, 396 en total, realizadas por Miró, desde sus primeras maderas de 1928, hasta los últimos bronces de 1982.

"Sin embargo, contando todas las ediciones y las pruebas de artistas se alcanzan los 2.500 ejemplares", indicó Emilio Fernández Miró. De estas, 168 esculturas pertenecen al fondo de la Fundación Miró de Barcelona. El catálogo se suma a los seis volúmenes del catálogo razonado de pinturas, publicados entre 1999 y 2004, y para el próximo otoño se espera la salida del catálogo razonado de cerámicas.

"No se trata de una publicación crítica, sino de una herramienta de investigación y difusión", afirmó Ortega, quien ha sido comisaria de varias exposiciones sobre el artista y trabaja en la Sucesión Miró desde 1997. El catálogo, que cuenta con un ensayo de Jacques Dupin -"el mayor experto en la obra de Miró", según su nieto- es una obra eminentemente técnica. Cada escultura (casi todas reproducidas en color), está acompañada de una ficha con su título en el idioma original, año, medio, material y dimensiones; además se destacan las exposiciones de las que formó parte, las publicaciones en las que fue citada y todos los ejemplares realizados (incluidas las pruebas de artista) con sus respectivos propietarios. "Desde que se acabó el trabajo de campo hasta ahora ya se han producidos cambios de propietarios, lo cual refleja el movimiento y dinamismo del mundo del arte", apuntó Ortega. En su mayoría se trata de esculturas en bronce, a veces pintadas, pero hay obras de los más diversos materiales: hierro, cemento, resinas sintéticas, piezas de desecho y objetos encontrados.

La publicación arranca con Danseuse espagnole, una pieza única de ensamblaje de diferentes objetos montados sobre linóleo, que pertenece a una colección privada. Cierran el apasionante recorrido dos obras monumentales de 1982: un Personnage en bronce, severo e imponente, también en manos privadas y el más desenfadado Personnage et oiseaux, pintado con los típicos colores mironianos (rojo, azul, verde y amarillo), que se encuentra delante de la Chase Tower de Houston.

Durante la presentación, Fernández Miró destacó la influencia del escultor italiano Alberto Giacometti y la colaboración de su abuelo con el ceramista Josep Llorens Artigas y su hijo Joan, quien le acompañó en la mesa. También subrayó el papel del fundidor José Parellada y su hijo Manuel, cuya presencia fue excusada por su hijo Manel, que actualmente dirige este pionero taller de fundición artística, junto con su hermano Jordi. El acto contó con la proyección de un vídeo histórico, Joan Miró, obra escultòrica. Procés de fosa en bronze. Foneria Parellada, grabado en 1987 por Josep Mulet y producido por Jordi Muñoz, quienes también estuvieron presentes. A lo largo de 20 minutos, el vídeo relata el proceso de fundición de la escultura monumental de Miró Personnage, en la sede de la Foneria Parellada de Lliçà d'Amunt, donde se realizaron obras de numerosos artistas, incluidos Tàpies y Subirachs, quien fundió dos puertas de la Sagrada Familia.

Actualmente está itinerando por Cataluña la exposición Joan Miró. La metàfora del objeto, organizada por la Generalitat, que incluye una selección de 25 obras de la Fundación barcelonesa. La exhibición que se presentó entre febrero y marzo en Rubí, se podrá ver en el centro de arte Can Castells de Sant Boi de Llobregat hasta el 29 de abril, y posteriormente en la Fundación Tharrats de Pineda de Mar, el museo de Arte de Sabadell, el monasterio de Sant Feliu de Guíxols, el centro cultural L'Escorxador de Tortosa y el centro de arte Can Sisteré de Santa Coloma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de abril de 2007