Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una sentencia del Supremo suspende la excarcelación del narcotraficante

La pretendida libertad condicional del narcotraficante Laureano Oubiña podría quedarse en la letra de un auto judicial. El próximo 11 de abril se celebrará la vista del recurso de casación en el Tribunal Supremo que interpuso Laureano Oubiña contra la sentencia que le condenó a 6 años y 9 meses de cárcel y a pagar una indemnización de 60 millones de euros dictada por la Audiencia Nacional en enero de 2006 por su participación en el transporte de 12,5 toneladas de hachís capturadas en el mercante Regina Maris en 1999.

La Sala del alto tribunal no celebrará juicio oral con asistencia de las partes recurrentes y sólo se reunirá para deliberar sobre si confirma o no la que sería la cuarta condena contra el narcotraficante gallego, según confirmaron fuentes judiciales.

La convocatoria de esta vista viene a coincidir con la cruzada que Oubiña libra con las autoridades penitenciarias después de que un auto de la Sección Primera de la Audiencia Nacional le permitiese refundir sus condenas para obtener la libertad condicional dos años antes de lo que estaba previsto.

Los abogados de Oubiña llevaban varios meses intentándolo pero dos tribunales anteriores y el Ministerio Fiscal se opusieron reiteradamente a sus reclamaciones. Por fin este auto, con fecha del pasado 4 de enero, le abría las puertas de la prisión y revocaba otro anterior del juez central de Instituciones Penitenciarias que le había denegado la acumulación de dos de sus condenas de 4 y 6 años. La Sala obligaba al juez José Luis Castro a agrupar ambas penas aplicando los beneficios pro reo. En su argumentación el polémico auto defendía que la "refundición que deberá verificarse por la administración penitenciaria en cuanto favorezca al penado".

Informes contrarios

El informe contrario de la jurista de la prisión de Valladolid, donde se encuentra internado Laureano Oubiña, ratificado después por la Fiscalía Antidroga de la Audiencia Nacional, y ahora por el propio juez de Instituciones Penitenciarias que ha elevado un escrito a la Sala desfavorable al reo han sido determinantes.

Castro argumenta que para obtener la libertad condicional tendría que haber cumplido al menos las tres cuartas partes de la condena. Pero después de sumar y restar a Instituciones Penitenciarias no le salen las cuentas, dado que una de las condenas que pretende computar Oubiña se produjo precisamente cuando huyó a Grecia. Mientras la defensa del narcotraficante recurre esta sentencia ante la Audiencia Nacional, podría fallar el Supremo. Si el alto tribunal confirmase la condena, el narcotraficante estaría, al menos, cinco años más entre rejas. Se trataría de una oportuna sentencia que podría dar al traste con las ansias de libertad del narcotraficante más poderosos de la comarca de Arousa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de marzo de 2007