Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Seguridad, "preocupado" por la crisis

El Gobierno británico tuvo que rebajar anoche su pretensión de que el Consejo de Seguridad de la ONU condenase la detención por Irán de 15 marinos. Tras varias horas de negociaciones, sólo logró una declaración en la que se muestra "preocupación" por la captura y se pide "una pronta solución del problema, incluida la liberación" de los 15 militares, y "acceso consular".

La declaración, que formalmente es una nota de prensa aunque ha de ser aprobada por el Consejo de Seguridad, es la medida de menor rango que éste puede tomar ante una crisis diplomática.

"Los miembros del Consejo de Seguridad expresan su profunda preocupación por la captura por parte de la Guardia Revolucionaria y la detención por parte del Gobierno de Irán de 15 marinos", dice el documento, que fue leído por el presidente de turno del Consejo, el embajador surafricano, Dumisani Kumalo. Además, insta a Teherán "a permitir el acceso consular", y apoya las declaraciones del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, "a favor de una pronta resolución de este problema, incluida la puesta en libertad" de los 15.

El texto, que no es vinculante para Irán, no condena la captura de los marinos ni incluye el párrafo, presentado por los británicos, que decía que los militares estaban en aguas iraquíes y formaban parte de la fuerza multinacional en Irak.

El Reino Unido se debate entre las ganas de una reacción contundente y la realidad de su escaso margen de maniobra. Mientras algunos críticos sugieren que presionar a Teherán es la mejor manera de retrasar la liberación, el portavoz oficial de Tony Blair declaró: "Lo importante es que Irán sepa que está aislado en este asunto".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de marzo de 2007