Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La batalla eléctrica

E.ON paga a Caja Madrid 29 millones en comisiones por darle su apoyo en Endesa

Enel estudia denunciar el pacto de la eléctrica alemana con la entidad financiera

Una carta confidencial entregada por Caja Madrid a E.ON desvela el precio que ha puesto la entidad financiera a su apoyo a la alemana en la batalla por Endesa. Según la carta, Caja Madrid cobrará comisiones millonarias por su apoyo en el Proyecto Taurus, el nombre clave que E.ON da a su intento de toma de control de Endesa. Aunque la entidad no lo hizo público ni en el hecho relevante ni en la nota oficial, la caja percibe más de 29 millones en comisiones por un acuerdo cuya legalidad cuestiona Enel. La italiana estudia denunciar este pacto por entender que discrimina a unos accionistas frente a otros.

"En consideración por nuestra ayuda en la operación del Proyecto Taurus, deberán pagarnos en la cuenta que les indiquemos, las siguientes cantidades". Así comienza el punto 1 de la carta confidencial entregada por Caja Madrid a E.ON en relación con el acuerdo firmado entre ambas partes en virtud del cual la alemana se asegura el 10% de Endesa en poder de Caja Madrid al cabo de un máximo de 10 años.

Las cantidades pactadas son una comisión de preparación (arrangement) del 0,25% y otra de estructuración (structuring) del 0,45%. En total, un 0,70% a calcular sobre la multimillonaria cifra de 4.203 millones de euros, que es lo que valen las acciones de Endesa en poder de Caja Madrid a un precio de 40 euros por título. El cálculo es fácil: 29,4 millones en comisiones asociadas al contrato de derivados (equity swap) en el que se instrumenta el acuerdo entre ambas partes.

El acuerdo de la caja con E.ON también prevé una retribución por intereses a lo largo de la duración del mismo, que será del euribor más una prima de 27,5 a 37,5 puntos básicos. Si el contrato llega a los dos años, momento en que E.ON puede ejercitar su opción de compra, Caja Madrid puede acabar recibiendo en ese plazo (entre precio de la OPA, comisiones e intereses) cerca de 44 euros por acción gracias a su trato especial con la alemana E.ON.

Las plusvalías previstas por la venta del paquete son de unos 2.088 millones. Lo que no cobrará Caja Madrid son los dividendos de la eléctrica.

Según dijo Blesa en el Consejo de Administración, en 2005 la caja cobró 66 millones de euros por este concepto; en 2006 fueron 253 millones y en 2007 estaba previsto que ascendieran a 196 millones por el 10% de Endesa. Entre 2000 y 2007, Caja Madrid ha recibido un total de 775 millones de euros por los dividendos de Endesa. Durante el consejo, alguno de los representantes del PSOE preguntaron al presidente la razón por la que se renunciaba al cobro de los dividendos. También le dijeron que por qué no se vendía en el mercado, ya que estaba cotizando por encima de los 40 euros. El lunes cerró a 40,06 euros y ayer a 40,24 euros. Según estas fuentes, su respuesta fue que, si no se asegurara la operación con las citadas condiciones anunciadas, "E.ON se marchará a su casa y la OPA fracasará. Si esto ocurre, los primeros perjudicados seríamos nosotros porque la cotización caerá en picado".

Blesa también esgrimió que un fracaso de la OPA alemana supondría un gran perjuicio para miles de pequeños accionistas de Endesa y recordó que la única oferta real que existe en el mercado es la de E.ON. Sin menospreciar la OPA competidora de Enel con Acciona, el presidente de la entidad comentó que no es firme.

La votación sobre la OPA de Endesa acabó dividiendo al Consejo de Administración de Caja Madrid. Votaron a favor 14 miembros: los representantes del PP, de Comisiones Obreras de Banca, de IU, de la Confederación de Cuadros y dos independientes. En contra se posicionaron los consejeros del PSOE, de UGT y de Comisiones Obreras de la Federación de Madrid.

Acciones legales

Los consejeros opuestos a la operación criticaron la escasez de información ofrecida en el Consejo y que se incluyera en el documento sólo cuatro párrafos en los que no constan los intereses que la caja percibirá, ni la comisión de más de 25 millones por estructurar la operación, ni la posibilidad de que se ejecute la venta antes de los dos años, que está también recogida en el contrato.

El acuerdo entre Caja Madrid y el grupo alemán está siendo cuidadosamente examinado por los asesores legales del frente Enel-Acciona de cara a una posible denuncia, informa Santiago Carcar.

Algunos puntos, además del trato desigual a los accionistas, centran el estudio. Por ejemplo, hasta dónde podrá ejercer derechos políticos E.ON. Fuentes al tanto de la operación de Enel recuerdan que, en su caso, controlan un 10% de Endesa de forma directa y un 14,9% mediante derivados. Los derechos que pueden ejercer se limitan al paquete de propiedad directa. Y piensan que el mismo principio debe aplicarse a E.ON. Es decir, que el grupo alemán no podría sumar al paquete que consiga con su oferta el 10% de Caja Madrid, logrado mediante equity swaps.

Los abogados examinan también si la decisión de la caja de vender a un precio concreto (40 euros), inferior al de mercado, se ajusta a la legalidad.

Asimismo, Enel estudia denunciar a Endesa por recomendar aceptar la OPA de E.ON a 40 euros cuando la acción cotiza por encima de ese precio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de marzo de 2007