Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La batalla eléctrica

La subida de la acción en Bolsa pone contra las cuerdas la OPA alemana

¿Por qué vender a 40 euros una acción que en Bolsa cotiza a un precio superior? La publicación del acuerdo entre Enel y Acciona ha conseguido el primer efecto que pretendía: situar la cotización de Endesa por encima de los 40 euros, el precio que ofrece E.ON en la oferta pública de adquisición (OPA) sobre Endesa cuyo periodo de aceptación acaba el martes próximo.

Son los grandes fondos de inversión especializados en adquisiciones y arbitrajes los que están tomando posiciones en el capital de Endesa una vez más. Para ellos, un euro de subida de precio es un mundo y seis meses de espera no son nada, menos aún si esa espera se ve retribuida con los tipos de interés de mercado.

La cotización de Endesa subió ayer otro 0,45%, hasta 40,24 euros. Durante toda la sesión se mantuvo por encima de los 40 euros que ofrece E.ON. En dos días se ha negociado en el mercado continuo un 4% del capital de la mayor eléctrica española. Ayer se intercambiaron 17 millones de acciones.

Ventas de los minoritarios

El volumen de negocio es suficientemente alto como para absorber las ventas de los pequeños inversores que no quieren esperar a que la OPA de Enel y Acciona se confirme. A los inversores más conservadores, los analistas les recomiendan ya vender sus acciones en Bolsa a un precio superior al de la oferta de E.ON. Para los arriesgados, la alternativa es esperar a la OPA conjunta de Acciona y Enel.

Ambas han prometido un precio "no inferior" a 41 euros por acción más intereses menos dividendos. Si la OPA se hiciera efectiva en seis meses, el precio asegurado estaría en torno a esos mismos 41 euros. Habría que descontar el dividendo complementario que Endesa suele pagar en julio (y que cobrarían los accionistas que conserven sus acciones) y sumar los intereses calculados con el Euríbor, lo que añadiría cerca de un euro cada seis meses.

En contra de la alternativa de Acciona y Enel juega el hecho de que la suya no es una oferta plenamente garantizada (hay riesgo de que algo se tuerza por el camino). A cambio, para quienes no vendan ahora cabe la posibilidad de que la batalla por el control de Endesa se agudice y la subasta lleve el precio aún mucho más arriba, de un modo similar a lo que ocurrió en Metrovacesa, que tras las OPA de los dos contendientes se disparó en Bolsa. Ayer, una asociación de accionistas señalaba que el precio de Endesa podría alcanzar los 50 euros en una subasta abierta entre E.ON y Enel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de marzo de 2007