Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP pone a prueba la unidad de los socios del bipartito

Los populares quieren explotar las disensiones en torno a la AP-9 y Navantia

El PP pondrá a prueba en el Parlamento la unidad de acción de socialistas y nacionalistas a través de dos iniciativas que intentan explotar las divergencias entre ambas formaciones en asuntos tales como la titularidad de las autopistas del Atlántico y Santiago-Ourense, y el futuro de los terrenos en desuso que posee Navantia en Fene. En la misma línea, Alberto Núñez Feijóo acusó al PSdeG de torpedear nuevos traspasos de competencias.

"Espero que en el pleno voten a favor", aseguró ayer el propio Núñez Feijóo en referencia a la propuesta popular para que el Parlamento reclame la transferencia de las autopistas del Atlántico y Santiago-Ourense, ambas de titularidad estatal. En el debate y la posterior votación de esta iniciativa en la sesión plenaria que comienza mañana será posible ver "el interés y la sensibilidad" que este Gobierno tiene en relación con los peajes.

El presidente del PP de Galicia descalificó el balance de la "cooperación inteligente" puesta en marcha por el vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, para ampliar el autogobierno y conseguir nuevos traspasos de competencias porque hasta la fecha apenas si ha logrado otra cosa que "1,5 transferencias" y "un recurso de inconstitucionalidad", en referencia al que el Gobierno central ha presentado contra la Ley de Derecho Civil de Galicia. "Alguien estará pensando si el BNG es un interlocutor inteligente con Madrid o es que el PSOE no quiere que el BNG consiga competencias en Madrid", explicó. "Y entre uno y otro el que pierde siempre es el país".

En el pleno, destacó Feijóo, también habrá ocasión de ver cuál es "la posición de cada uno" en relación con la construcción naval civil en Ferrol, aprovechando una moción del BNG sobre este asunto que ha sido enmendada por los populares.

"Vamos a pedir claramente la desafectación parcial de los terrenos de [la antigua] Astano" porque hay 800.000 metros cuadrados que se pueden dedicar a construir buques civiles. El objetivo del PP es forzar a los socialistas a explicar si están a favor de la desafectación, pero para que allí se instalen empresas ajenas al sector naval.

"Si es legal desafectar la superficie ociosa, lo es también que después se puedan dedicar a la construcción civil", lo que dejaría la iniciativa en manos de Galicia y no de Madrid o Bruselas. "Vamos a ver si es así o es una tomadura de pelo al Parlamento y a Ferrol. Veremos si prefieren seguir los intereses y dictados" que vienen de fuera de Galicia, señaló Feijóo.

Sucesiones

En la misma rueda de prensa el PP citó datos de la Comunidad de Madrid para avalar su iniciativa en favor de la exención en el impuesto de donaciones y de reducción del de sucesiones. Si no se aprueba esta medida, subrayó el presidente popular, Galicia corre el riesgo no sólo de recaudar menos sino de sufrir una mayor deslocalización de empresas. La Comunidad de Madrid, explicó, ha multiplicado por ocho las transmisiones y ha logrado incrementar la recaudación por el impuesto. "Sería un error dejarlo para el final de la legislatura", advirtió. "Es un tema de país, no de partido".

Feijóo defendió también la renuncia de su partido a gobernar los ayuntamientos en los que no sea la fuerza más votada y emplazó a PSdeG y BNG a presentarse en coalición si es que después van a pactar.

Feijóo dice que no tomará medidas contra quienes no acaten el boicot a PRISA

"Nosotros no vamos a tomar ninguna medida contra nadie" si algún militante del PP decide conceder una entrevista, acudir a un programa o participar en una tertulia de algún medio perteneciente al grupo PRISA. Así de rotundo se mostró el presidente de los populares gallegos al ser preguntado al respecto. El boicot decretado por la dirección de su partido, aseguró, "no es un mandato, es simplemente una reflexión dentro del partido", al que le parece que "no es de recibo que un editor pueda decir que la mitad de los electores son franquistas".

No obstante, Feijóo se mostró "convencido de que los cargos del PP tienen inteligencia propia y saben lo que tienen que hacer. Si un militante es invitado a algún medio y considera que debe ir, allá él y su decisión". En cuanto a su propio criterio, precisó: "Cuando me inviten, lo decidiré personalmente".

El líder del PP gallego aseguró que el límite de la libertad de expresión debe ser el honor de las personas y pidió al presidente de PRISA, Jesús de Polanco, que rectifique, porque "la gente se equivoca; infalible de momento no lo es nadie". "Simplemente con rectificar ese error, está olvidado este tema. No es pedir mucho", concluyó Feijóo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de marzo de 2007

Más información