Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Procesada la presunta asesina de ancianas por tres crímenes

El juez imputa otros cinco intentos de asesinato a Remedios Sánchez

Remedios Sánchez Sánchez, la presunta asesina de ancianas de Barcelona, ha sido procesada por tres asesinatos consumados, otros cinco en grado de tentativa y siete robos cometidos contra mujeres cuya confianza se ganaba aprovechando que vivían o estaban solas. El juez también acuerda mantener en prisión a la acusada y le exige una fianza civil de 841.500 euros por los delitos cometidos.

El auto de procesamiento dictado ayer por el magistrado Jaime Conejo, titular del Juzgado de Instrucción número 16 de Barcelona, cierra la investigación judicial del caso. Si la defensa o una acusación lo piden y el juez lo acepta, se realizará alguna nueva prueba y el caso se remitirá a la Audiencia de Barcelona para celebrar el juicio tras la presentación de los escritos de calificación.

De acuerdo con el relato del juez, Remedios Sánchez estranguló mortalmente a Josefa Cervantes, de 83 años, con el tapete de ganchillo de su vivienda el 10 de junio de 2006. Posteriormentem le robó las joyas y el dinero. Al cabo de 18 días y utilizando una toalla, la mujer asesinó por el mismo método a Adelaida Geranzani, de 96 años, y después le robó unos pendientes y 1.200 euros. Finalmente, entre el 2 y el 3 de julio del año pasado, Remedios Sánchez asesinó de la misma manera a Maria Sahún, de 76 años, y también le robó las joyas.

En esas mismas fechas, el juez relata que otras cuatro ancianas también fueron víctimas de Remedios Sánchez, pero sobrevivieron porque el estrangulamiento no resultó mortal, aunque sí permitió el robo de las joyas. En otro caso, acudió el marido de una anciana.

Exculpación

Por el contrario, el juez exculpa a la acusada de la muerte de Eloísa López, de 84 años, al considerar que falleció por causas naturales, según han concluido los forenses. No hay "otros indicios lógicos" para atribuirle cualquier "intervención previa", dice el juez.

También la exculpa de robar 6.000 euros a otra mujer, que denunció los hechos después de la detención de la acusada, aunque se contradijo en las fechas y finalmente los situó en agosto de 2006, cuando Remedios Sánchez estaba ya en la cárcel. El robo se produjo supuestamente de una cuenta corriente, pero se ha podido demostrar que en esas fechas y por ese importe no se realizaron movimientos bancarios. Una segunda mujer también denunció otro robo tras difundirse la imagen de la acusada, pero ninguna de las joyas recuperadas ha podido identificarlas como suyas.

El juez asegura que Remedios Sánchez "presenta intactas sus capacidades cognitivo volitivas". Es decir, que está en sus cabales y no actuó movida por ningún trastorno mental. La acusada fue conducida ayer al juzgado para comunicarle esa decisión y nuevamente guardó silencio, como ha hecho desde su detención.

Ahora el juez le exige 841.500 euros para asegurar la responsabilidad civil derivada de los delitos que se le imputan. Si no paga, como es previsible, se le embargarán sus bienes hasta cubrir esa cantidad, un hecho harto improbable dadas sus circunstancias personales y familiares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de marzo de 2007