Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres partidos buscan la victoria en las elecciones finlandesas de hoy

Durante décadas, conceptos como crispación o tensión política habían sido desterrados del quehacer político de Finlandia, pero la campaña electoral para las legislativas de hoy rizó el rizo. Todos los partidos pasaron de puntillas sobre los grandes temas que acechan al país nórdico: el futuro de las pensiones, la política energética, el cambio climático y el debate europeo.

Desde el inicio de la campaña, los tres grandes partidos, tanto el Centro y la Socialdemocracia, que forman el actual Gobierno de coalición, como el conservador Alianza Nacional, en la oposición, se enfrascaron en una subasta pública de promesas para mantener a flote un mermado Estado de bienestar.

Las últimas encuestas de intención de voto daban ganador al Partido del Centro del primer ministro Matti Vanhanen por un estrecho margen (24%) sobre la socialdemocracia (23%), que estrena líder, con el ministro de Hacienda Eero Heinäluoma. La Alianza Nacional obtendría un 21%, seguidos a distancia por la Alianza de Izquierda (10%) y los Verdes (9%). El primer ministro Vanhanen aseguró a este periódico que "el nuevo Gobierno podrá estar compuesto por tres o cuatro partidos", considerando que siempre estarán dos de los tres partidos mayoritarios.

El Partido del Centro, con profundas raíces agrarias, ha demostrado ser una formación incombustible. En la actualidad sólo el 6% de la población de Finlandia vive en el sector agrario; sin embargo, el partido se puede alzar con la victoria por segunda vez consecutiva. Esto, en una sociedad cuya estructura económica descansa en la tecnología punta. Como ejemplo está Nokia, líder en el mercado global de la telefonía móvil.

Sin duda, la personalidad del primer ministro es un factor válido en una hipotética victoria centrista. Vanhanen, de 52 años, un político considerado como poco carismático, se benefició de la notoriedad que tuvo durante el último semestre del año pasado cuando Finlandia ostentó la presidencia de la Unión Europea. También ha tenido un tumultuoso año en el frente amoroso, con divorcio y nueva pareja sentimental, que ha terminado por favorecer a Vanhanen ante los ojos del electorado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de marzo de 2007