Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alperi aprueba en solitario la protección de las torres huertanas

El PP rechaza medidas que faciliten la movilidad de los invidentes por Alicante

El plan de protección de las Torres de la Huerta de Alicante enfrentó ayer en el Pleno del Ayuntamiento al PP con la oposición municipal. El gobierno aprobó en solitario este proyecto, que se somete hoy a exposición pública, y el PSPV se abstuvo al considerarlo "insuficiente". Un grupo de invidentes siguió decepcionado el debate al comprobar cómo el PP rechazó una moción del PSPV con medidas para ellos.

El plan especial de Protección de las Torres de la Huerta de Alicante se someterá hoy a exposición pública tras ser aprobado ayer por el Pleno del Ayuntamiento. La oposición considera que las medidas contempladas son insuficientes. Susana Sánchez de Esquerra Unida (EU) dijo que el objetivo del plan es "allanar el camino a las empresas urbanizadoras". Manuel de Barros, portavoz socialista, lamentó que las torres y su entorno estén "muy deteriorados" y que este plan llegue "con dos años de retraso". La concejal de Urbanismo, Sonia Castedo, del PP, recriminó la postura de los socialistas ya que en 2004 se comprometieron a buscar el consenso de "todos y con todas las administraciones" para aprobar este plan que busca "preservar la memoria patrimonial y garantizar la protección de las torres".

La recta final del mandato municipal sirvió como excusa al alcalde, Luis Díaz Alperi, para rechazar varias propuestas de la oposición ya que según dijo "a dos meses de las elecciones no vamos a hacerlo". Así quedaron fuera la propuesta de crear un Consejo Social, tal y como marca la Ley de Grandes Ciudades o la moción socialista que pedía medidas que facilitaran el estacionamiento de los vehículos utilizados por personas ciegas o con deficiencia visual. "Es increíble que el Ayuntamiento nos trate así, y diga que en la sede de la ONCE se puede aparcar", comentaban indignados una nutrida representación de invidentes que hablan con la edil socialista, Pilar Pérez Cuenca que planteó poner en marcha medidas similares a las que se aplican en Barcelona para que "estas personas puedan desplazarse por la ciudad con comodidad". El problema, según explicaron los afectados, es que la Administración incluye a los invidentes dentro de las personas con movilidad reducida pero no como discapacitados, y por eso no pueden aparcar. "Nosotros no tenemos problemas motrices, pero si para desplazarnos por la ciudad debido a nuestra falta de visión", comentó otro afectado.

Por último, el PP desestimó también la propuesta de la oposición de poner en marcha un plan de igualdad de oportunidades ya que no había seguido los cauces administrativos habituales y sólo pretende "arrinconar al PP como ocurre en otros sitios en temas con tanta sensibilidad", dijo el portavoz Pedro Romero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de marzo de 2007