Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los alcaldes del PSC exigen la mejora y el traspaso de Cercanías

Inversiones de mejora, primero, y traspaso del servicio después. Esto es lo que los alcaldes y concejales socialistas de Cataluña exigieron ayer para el servicio de Cercanías de Renfe mediante una resolución conjunta adoptada en la Convención Municipal del PSC.

En una nota que evita caer en el catastrofismo y elude cualquier crítica al Gobierno central y a la Generalitat, los representantes socialistas en los ayuntamientos quisieron demostrar que no asisten impasibles al alud de averías graves en Cercanías. Una veintena en lo que va de año.

La resolución se fija la prioridad de que los alcaldes velen por el estricto cumplimiento del anunciado plan de choque de Renfe para mejoras en Cercanías que está dotado con 1.853 millones de euros. La inversión debe ascender a 3.560 millones en el conjunto de la red ferroviaria. "De esta forma esperamos que se solucionen los hitóricos déficit en las infraestructuras ferroviarias de nuestro país". Los alcaldes socialistas piden, asimismo, que acelerar el ritmo de las obras previstas, la llegada de nuevos trenes y acabar con la mala información que reciben los ciudadanos. Una vez logrado esto, la Generalitat debe conseguir el traspaso de la gestión de Cercanías, según los alcaldes.

CiU y la Cataluña rural

La resolución sobre Renfe fue uno de los acuerdos de la Convención socialista celebrada en L'Hospitalet, clausurada por el líder del partido, José Montilla, y que puso las bases al programa electoral del PSC para las municipales. Montilla se propone que los alcaldes asuman también el compromiso de la Generalitat de rehabilitar 100.000 viviendas en cuatro años y dedicar el 33% del suelo para vivienda pública. El primer secretario de los socialistas catalanes destacó la renovación de listas de su partido -el 40% de los cabezas de lista son nuevos- y el compromiso del PSC con los ayuntamientos.

Todo lo contrario defendió el secretario general de Convergència i Unió, Josep Antoni Duran Lleida, quien en una visita a Tàrrega (Urgell) trató de convencer al electorado de que el compromiso del PSC no va más allá del área metropolitana. Por eso volvió a presentar a CiU como la única garantía de progreso para la Cataluña rural y abominó de las políticas del Gobierno de la Entesa para estas zonas. No sin cierto alarmismo se preguntó "qué pasará si en Cataluña no hay un contrapeso importante en los municipios de CiU y la política territorial y ambiental la continúan dictando el PSC, Iniciativa y Esquerra". Con el tripartito ya en la Generalitat, dijo, "no se pueden poner todos los huevos en el mismo cesto".

El PP, centrado en la batalla por Barcelona, comenzó ayer a desgranar sus propuestas para la ciudad. Su candidato, Alberto Fernández Díaz, cree que lo que le falta a Barcelona es una concejalía de la Familia que se encargue facilitar la vida a los núcleos familiares. Fernández Díaz no evitó lamentar que el Ayuntamiento haya creado el Consejo Municipal de Gays y Lesbianas, pero no uno que defienda su concepto de la familia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de marzo de 2007