Reportaje:MÚSICA

Mastretta y el arte de la disidencia

Maneras de jazz, aromas de score cinematográfico, ecos de añejas músicas populares: Nacho Mastretta consolida su oferta con una insólita orquesta donde conviven instrumentistas de variadas tendencias. El músico reúne en un disco y un DVD sus conciertos en la sala El Sol e inicia una temporada de actuaciones de las que saldrá un nuevo trabajo.

Esperen, esto puede ser complicado. Ignacio Mastretta Rodríguez (Barcelona, 1964) acaba de editar un carnoso concierto grabado en la madrileña sala El Sol el 25 de noviembre de 2004, en formato de cuarteto. Pero actúa ahora con una orquesta de diez instrumentistas que anticipa lo que será su próximo disco, con diferente repertorio. Ningún conflicto, Nacho está por la libertad creativa: "Los músicos pensamos demasiado en dar salida a lo que hacemos y eso nos condiciona. Deberíamos profundizar en la música y no cómo venderla. Ya que las nuevas tecnologías nos permiten grabar y difundir música con un costo mínimo, mejor no obsesionarse por la discográfica o el circuito: ya saldrán. Me dan mucho ánimo esos aficionados que hacen equilibrios para poder contratar artistas. Garitos, centros culturales, asociaciones vecinales, la cara B de la industria del directo".

Con el grupo Manos de Or

lac, Nacho vino de Santander a Madrid, donde malvivió hasta que, en 1992, consiguió un puesto estimulante: técnico de sonido en El Sol. "Fueron siete años sonorizando a cuatro grupos por semana, una educación fantástica. De seis de la tarde a dos de la madrugada, con una parada para cenar". Ante sus ojos, pasaban todo tipo de tendencias. A final de los años noventa, con la superación de los esquemas rockistas, Mastretta encontró una salida para sus creaciones instrumentales y se transformó en músico de moda, al que se aplicaban etiquetas como freak-lounge.

De repente, estaba en muchos frentes: producciones, bandas sonoras, un disco con cantantes femeninas (Luna de miel, 2000). "Cuando se te reconoce, sientes tal energía que aceptas todo y tu arte sufre, igual que tu vida. En 2003, hice la música para tres largometrajes, dos cortos, un audiovisual... ¡y cuarenta conciertos! El problema es que dejas de vivir y entonces no tienes cosas interesantes que compartir".

Y cortó: rechazó encargos y centró sus energías en componer. Con alguna aventura oxigenante, como tocar piano en Strip tease cardiovascular, con Ajo, ex Mil Dolores Pequeños y micropoeta: "Es un espectáculo improvisado de poesía y música. Al principio, llevaba red de seguridad, unas piezas a las que podía recurrir. Luego, preferí ir en blanco, todos los sentidos en alerta para interactuar con Ajo. También nos han salido canciones, un formato del que yo llevaba tiempo alejado. Terminará en disco, supongo".

Mastretta aglutina un equipo de músicos inquietos: "Pablo Novoa está colaborando con Lantana pero ya piensa en otro disco personal. Miguel Malla ha sacado lo primero de Racalmuto y es el director musical de la última obra de Animalario. Y Ricardo Moreno ha vuelto con Los Ronaldos". Los cuatro funcionaron juntos desde 1998 hasta que "los conciertos salieron demasiado correctos, se fue perdiendo la emoción". La solución fue parar y, posteriormente, ampliar la formación: "Tenemos cuerdas y metales, la gente con las que hice las bandas sonoras de Días azules y Nadie es perfecto; al ser conocidos, puedo personalizar los arreglos. Es una agrupación heterogénea, hay veinte años de diferencia entre el mayor y el más joven; conviven músicos contemporáneos con jazzeros. Y todos con proyectos particulares".

En disco, prefiere no procesar los sonidos: "Evito el reverb, los compresores, el delay, esos trucos. Suena crudo, tal como lo captó el micrófono. No se reducen los contrastes dinámicos, hay explosiones de sonido. Todos tocamos juntos, nada de grabar por pistas". Mastretta irá goteando adelantos del disco, poniendo a la venta singles de dos temas coincidiendo con los conciertos mensuales de la orquesta en una sala madrileña. "Lo bonito será comprobar cómo evoluciona ese repertorio tras el directo".

No se trata de una obsesión

egocéntrica por documentar todo lo que hace, aclara. Prefiere que no se reedite la música pop que hizo con Las Manos y en su debut como solista: "Era descorazonador sufrir tanto por esas canciones y que luego el productor te echara del estudio para deformarlas con los tics propios de aquella época". Está en etapa de exploración del pasado, tanto en música como en cine: "Las películas que se hacen ahora no me gustan, hay veces que me levanto del cine. Así que me he comprado un proyector y me dedico a ver clásicas, que además están baratas". Y muestra entusiasmado sus últimos hallazgos de vinilo, tangueros conseguidos en Argentina.

Desconfía de los elitismos: "Yo entiendo que debe haber un pop para el gran público, una música poco exigente. Luego está el pop más elaborado y las músicas más complejas. Cada uno elige su vía; no comulgo con esos creadores que reniegan ante el mal gusto de la gente".

Mastretta en El Sol es un CD + DVD publicado por Subterfuge. La orquesta actúa el 20 de cada mes en Galileo Galilei (Galileo, 100, Madrid).

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 09 de marzo de 2007.

Lo más visto en...

Top 50