Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PARA EMPEZAR

El escritorio de Ubuntu (2)

Ubuntu, la distribución de Linux más sencilla, funciona de una manera muy parecida a Windows. Mucho más de lo que se imagina. Y es que sus menús gráficos y su escritorio simple hacen que utilizarla sea un juego de niños.

EL PRIMER ARRANQUE

Si la semana pasada hablábamos sobre cómo hacerse con un CD de Ubuntu, la distribución (o versión) más sencilla de Linux, y contábamos cómo instalarlo, esta semana podrá conocer cuáles son las principales características de su escritorio, muy similar en algunos aspectos al clásico de Windows, y del sistema de archivos de Linux. Recuerde en todo caso que, para probar Ubuntu, no es necesario modificar la configuración actual de su ordenador: basta con grabar ese disco, introducirlo en la unidad lectora, y reiniciar.

Si ha elegido instalar Ubuntu, lo primero que encontrará en la pantalla cuando el sistema se inicia, es un formulario en el que se pide que introduzca su nombre de usuario y su clave. Recuerde que configuró ambos datos justo al comenzar el proceso de instalación. Este paso no será necesario si está ejecutando Ubuntu como un LiveCD, es decir, desde el disco y sin instalación previa.

UN VISTAZO AL ESCRITORIO

En Ubuntu, los programas se abren en ventanas que se van superponiendo unas a otras sobre un escritorio virtual, y que dejan un testigo en la barra inferior de la pantalla, como es habitual en otros sistemas. Lo primero que llama la atención de este escritorio es que, para acceder a todas las aplicaciones no se utiliza un solo botón, sino un menú situado en la barra superior. Este menú aparece de manera permanente y tiene una estructura sencilla, de tres secciones: Aplicaciones, Lugares y Sistema. Las tres aparecen en la parte izquierda superior de su pantalla, y a través de ellas podrá acceder a todos los rincones del sistema.

LA BARRA SUPERIOR

Junto a estas tres referencias, arriba en el centro, aparecen también los iconos de los programas más usados. Por fin, en la parte de la derecha podrá encontrar, por este orden, los accesos a la configuración de sonido, la fecha del sistema y un icono con forma de puerta abierta sobre fondo negro, y una flecha roja. Este último botón sirve para apagar el sistema, reiniciarlo, dejar el ordenador en estado de hibernación (no se apaga, pero reduce el consumo eléctrico) o cerrar la sesión para conectarse como otro usuario distinto. Volviendo a los tres menús que vertebran el escritorio, en el primero, Aplicaciones, encontraremos todos los programas que vienen con Ubuntu, así como los que se instalen más tarde, todos ellos organizados por carpetas temáticas (Accesorios, Gráficos, Internet...). Al final de este primer menú está una de las mejores utilidades de Ubuntu: la herramienta Añadir y quitar aplicaciones. Con ella podrá descargar gratuitamente cualquier otro programa que necesite, e instalarlo con sólo un par de clics.

AÑADIR Y QUITAR APLICACIONES

Supongamos que quiere añadir al sistema una herramienta de mensajería instantánea, que le permita chatear con sus contactos de MSN Messenger o Yahoo Messenger. Sólo tiene que ir al menú Aplicaciones, Añadir y quitar... y hacer clic en la categoría Internet. Una vez allí, explore el listado de programas atendiendo a su descripción, que le indicará para qué sirve cada uno, y a su popularidad. En nuestro ejemplo descargaremos GAIM, una de las aplicaciones para chatear más potentes, ya que permite conectarse a varios sistemas de mensajería diferentes a la vez. Marque la casilla que corresponde a la aplicación, y pulse en Aplicar. Después de confirmar la acción, e introducir su contraseña de usuario, sólo tendrá que esperar. Ubuntu se conectará a Internet para descargar los ficheros e instalarlos, sin más. Repita este paso con cualquier otro programa que desee instalar.

EL SISTEMA DE ARCHIVOS

Siguiendo con nuestro paseo por el escritorio Ubuntu llegamos al segundo menú: Lugares. Desde él podrá acceder a todas las carpetas y archivos del ordenador pulsando en Equipo. También es posible desde aquí, ir directamente a nuestra carpeta personal, grabar CD, buscar ficheros o conectar el ordenador a una red local. Pinche en el botón Equipo, y luego en Sistema de archivos, para ver cómo se organizan los ficheros en Linux. Una de sus particularidades es que cada dispositivo aparece representado en el sistema como un archivo. Así, el disco duro, un reproductor mp3 conectado al ordenador, la disquetera... todos surgirán en pantalla como un fichero, con su correspondiente icono. También llama la atención cómo se organizan los elementos en la estructura del disco duro, ya que los directorios del sistema operativo no se agrupan en una sola carpeta, sino que se distribuyen por el nivel más básico del árbol de contenidos, dependiendo de la función que realizan. Ninguna de estas dos características supondrán, sin embargo, mayor problema. Si quiere encontrar su carpeta de usuario en el sistema de archivos, podrá hacerlo dentro del directorio /home.

EL MENÚ SISTEMA

El menú Sistema se trata de un verdadero centro de control de Ubuntu, ya que desde aquí se pueden configurar todos los aspectos del sistema operativo, así como acceder a las pantallas de ayuda. Este menú se divide en dos grandes áreas. La primera, Preferencias, se utiliza para realizar las tareas más superficiales, como configurar la resolución de la pantalla, las unidades extraíbles o el sonido. En la segunda, Administración, se accede a las opciones más avanzadas, como configurar las impresoras o el acceso a Internet. De esto último, precisamente, nos ocuparemos la semana próxima.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de marzo de 2007