Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Transportistas del puerto coruñés cierran el paso a camiones de Vigo

Guerra de precios entre dos cooperativas

Transportistas de la cooperativa Transpeco, con sede en A Coruña, obstaculizaron ayer las labores de carga de pescado en el puerto de camiones pertenecientes a otra sociedad, Transfrío, radicada en Vigo. El conflicto que enfrenta a las dos organizaciones está originado por la pretensión de la cooperativa viguesa de introducirse en la lonja coruñesa, aprovechando una subida de tarifas de Transpeco. Con todo, no se han registrado problemas de aprovisionamiento de pescado a los mercados externos.

Desde hace un par de semanas, en la entrada al puerto de A Coruña hacen guardia dos grupos de personas. Uno es un piquete de camioneros de la empresa Transpeco y el otro está compuesto por agentes de policía o de los servicios de vigilancia portuaria. Ninguno es especialmente numeroso, porque el recinto portuario solamente tiene una entrada y salida, fácil de controlar, pero el problema en ocasiones se produce en las zonas de carga del pescado. El último, además del habitual cruce de improperios y argumentos, acabó con un vehículo de Transfrío emparedado entre dos de la competencia.

La Cooperativa Coruñesa de Transporte de Pescado (Transpeco) nació hace 75 años para dar servicio a los exportadores del Muro, el puerto pesquero de A Coruña, como invocan sus afiliados, en un claro reclamo de la tradición y de la garantía del servicio. "Transpeco en defensa del pescado coruñés. 75 años al servicio del puerto. No nos vencerán", reza la pancarta que en ocasiones enarbola el piquete de sus camioneros.

"Nosotros no vamos a Vigo a quitarles clientes", suelen argumentar los miembros de la cooperativa coruñesa. En la actualidad, agrupa a 30 transportistas autónomos, con otros tantos trabajadores en las instalaciones portuarias, y dispone de una flota de 50 camiones. Los responsables de Transpeco aseguran que llegan a unas 70 poblaciones o mercados de toda España, en los que dan servicio a medio millar de clientes.

Transfrío S.C.L nació hace 53 años de forma similar en la lonja de Vigo, con una flota de 18 camiones y 8 rutas. Según sus datos, a día de hoy son 111 profesionales (la mayoría integrados en una decena de empresas), con una flota de un centenar de vehículos, 80 destinos y una plataforma logística propia en la localidad zamorana de Benavente. Atiende a las lonjas pontevedresas, pero también a clientes de otros puertos, desde la Mariña de Lugo a la comarca coruñesa del Barbanza.

Según las fuentes consultadas en Transfrío, el detonante del conflicto fue precisamente la estrategia de la cooperativa viguesa de dar servicio allí donde se les requiera, desde la costa cantábrica a la del norte de Portugal, de acuerdo con las leyes del libre mercado.

En Transpeco aseguran que la controversia es consecuencia de una guerra de precios desatada por sus competidores. Para los transportistas coruñeses, la empresa de Raúl Alvarado, presidente de Transfrío, ofrece portes a Madrid a 110 euros la tonelada, 60 euros menos que las tarifas de Transpeco.

Los exportadores, aquellos que adquieren el pescado en las lonjas para venderlo en los lugares de destino, todavía no se han visto afectados por los incidentes entre transportistas. "La mercancía se puede mandar sin problemas", asegura un exportador. "Transpeco se encargó siempre de la gran mayoría de los portes. Había otros, pero antes había pescado para todos. Ahora parece que no", comenta otro exportador, que reconoce que el origen del conflicto puede datarse en la circular que en enero emitió Transpeco, anunciando una subida de las tarifas a partir del 1 de marzo. En el sector, según este empresario, se está barajando la opción de asumir directamente la gestión del transporte desde la asociación que gestiona ya la lonja.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de marzo de 2007