Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MELENDI | Cantante | Fin de semana

"Mis discos no son rumba ni pastel; son bastante cañeros"

Ramón Melendi Espina (Oviedo, 1979) presenta en Barakaldo Mientras no cueste trabajo (Capitol-Emi), un tercer disco repleto de detalles rumberos, aunque abierto a soplos tanguistas y rockeros. Melendi, quien sostiene que artistas e industria deben aplicarse en las nuevas tecnologías porque "el futuro está en la red", dedica un tema a Extremoduro.

Pregunta. Dice que es un disco "más de la calle". ¿Los artistas deberían apartarse de ella?

Respuesta. No. Creo que es un error grave, porque cuando te alejas de ella se pierde la frescura y lo que te hace vender discos. Si te apartas de un tipo de vida que te ha llevado a escribir y hablar de cierta manera, escribes de otra manera. Yo no he cambiado todavía mi estilo de vida, y espero no hacerlo durante mucho tiempo.

P. Lo titula Mientras no cueste trabajo, pero los músicos no tienen fama de trabajadores.

R. La verdad es que yo soy más bien de trabajar lo justito. Quitando eso, el hacer un disco, promocionarlo y llevarlo después a los escenarios también lleva mucho trabajo y muchos kilómetros. Lo que pasa es que sarna con gusto no pica.

P. ¿Ya no quedan canciones como las de Extremoduro?

R. No. Ya quedan pocos que a mí me digan tantas cosas en una canción. Robe [Iniesta] es un poeta que ha hecho muchas de las cosas que más me han impactado al escucharlas.

P. ¿Se ve encasillado en el papel de rumbero?

R. A veces, sí. También es verdad que mucha gente sólo ha escuchado de mí las canciones que suenan en la radio, que siempre han sido las típicas rumbas y las típicas canciones pop más pastel, que son lo que la radio admite, pero mis discos no son ni rumba, ni pastel, ni nada por el estilo; son bastante cañeros. Por eso a veces siento que no se sabe todo lo mío.

P. ¿Tiene que estar agradecido a la piratería?

R. Me ha ayudado. Estaba en una compañía (Carlito Records) sin ningún tipo de medio para promocionarme en televisión, hacer cuñas de radio, ni nada por el estilo, y tuve que crecer a base de tocar por España y el boca a boca, que se consiguió con la piratería y con la red. No puedo criticar algo que me ha puesto donde estoy.

P. ¿A qué se va a un concierto de Melendi?

R. A pasarlo bien. Iba a decir a emborracharse y todo eso, pero no procede. Cada uno que vaya a lo que quiera, y a disfrutar de un concierto muy animado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de marzo de 2007