Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las fotos de De Juana en el hospital las hicieron sus abogados

Rubalcaba denuncia ante el colegio profesional a los letrados

Las fotos del etarra Iñaki de Juana Chaos en el hospital Doce de Octubre, donde se encuentra ingresado, las hicieron sus abogados, según el informe reservado que encargó el Ministerio del Interior a raíz de su publicación en un periódico británico.

El ministro Alfredo Pérez Rubalcaba reveló ayer esta información en el Senado, y avanzó que ha puesto el caso en conocimiento del Colegio de Abogados para que tome medidas contra los letrados. Dentro de esta investigación, Interior ha podido constatar que las cámaras de seguridad del hospital funcionaban correctamente, un dato puesto en duda dentro de las especulaciones sobre el origen de las fotografías.

El portavoz popular en la Cámara, Ignacio Cosidó, le preguntó quién era el responsable "de los fallos de seguridad" que permitieron convertir a De Juana, condenado por 25 asesinatos y en huelga de hambre desde hace más de 100 días, "en una estrella mediática internacional".

El ministro negó cualquier beneficio o trato de favor al preso. De Juana tiene un régimen de visitas "como todos los presos", y en su caso, si lo consideran los médicos, puede estar acompañado "permanentemente" por una persona, en este caso su compañera sentimental. "Nadie ha dado instrucciones sobre no cachear" a las visitas de De Juana, contestó irritado Rubalcaba, que negó orden alguna en este sentido. La frase tuvo inmediata respuesta en los pasillos del Senado, donde los responsables de los dos sindicatos policiales más importantes comparecían ante la prensa apadrinados por Cosidó. El secretario general del CEP, Ignacio López, dijo que el ministro había mentido al Senado. Se refirió a una orden verbal sobre cacheos normales, y no integrales. López contradijo al PP, sin embargo, al reconocer que "beneficios no existen".

El secretario general del SUP, José Manuel Sánchez Fornet, reconoció que el cacheo integral es "una medida excepcional", aunque, dijo, en este caso la justifica. Señaló que el detector de metales es "insuficiente" para este caso, donde una cámara desechable puede pasar sin problemas. Fornet dijo que la orden de suavizar los cacheos provino de Instituciones Penitenciarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de febrero de 2007