_
_
_
_

Nuevo modelo para calcular el riesgo cardiaco en las mujeres

La edad, la hipertensión, el tabaquismo, la diabetes y los niveles elevados de colesterol en sangre (hiperlipidemia) son los principales factores de riesgo cardiovascular. Éste fue el gran hallazgo del famoso estudio de Framingham realizado en la década de 1960 que ha permitido calcular el riesgo cardiovascular global y un mejor enfoque de la prevención del infarto, el ictus y otros problemas cardiovasculares. Sin embargo, en el caso de las mujeres, hasta un 20% de todos los episodios coronarios se producen en ausencia de estos factores de riesgo, mientras que muchas mujeres con factores de riesgo tradicionales no experimentan episodios coronarios.

Ahora, un grupo de investigadores ha desarrollado un modelo más preciso para predecir en las mujeres el riesgo de desarrollar un infarto u otro problema cardiovascular, que es ligeramente diferente al de los hombres. Los nuevos algoritmos para calcular el riesgo cardiovascular en las mujeres no diabéticas tienen en cuenta los siguientes factores: la edad, la presión arterial sistólica (la alta), el tabaquismo actual, el colesterol total y el HDL o bueno, la proteína C reactiva de alta sensibilidad y el historial de infarto de miocardio de los padres antes de los 60 años.

El 20% de episodios cardiacos en mujeres no presenta los síntomas habituales

Los autores del nuevo modelo señalan que, aunque la comprensión de la cardiopatía ha cambiado enormemente en la última mitad de siglo, los algoritmos (modelos predictivos) para las mujeres prácticamente no han variado con respecto a los recomendados hace 40 años.

El nuevo modelo de riesgo cardiovascular para las mujeres desarrollado y validado por el equipo de Paul M. Ridker, del Brigham and Women's Hospital, en Boston (EE UU), se basa en una amplia gama de factores de riesgo tradicionales y nuevos. Según publican en el último número del Journal of the American Medical Association (JAMA), los investigadores evaluaron 35 factores de riesgo entre 24.558 mujeres de 45 años o más, inicialmente sanas (no padecían cardiopatía ni cáncer al comienzo del estudio), a las que se realizó un seguimiento durante un promedio de 10,2 años de nuevos episodios cardiovasculares, como infarto de miocardio, accidentes cerebrovasculares (ictus) isquémicos y muertes de origen cardiovascular.

Los análisis de riesgo realizados con el nuevo modelo predictivo (denominado Reynolds Risk Score) revelaron que un elevado porcentaje de las mujeres tenían un riesgo sensiblemente diferente, al calculado con los algoritmos actuales (conocidos como ATP-III), mayor o menor. Esto era especialmente cierto para las mujeres con un riesgo de sufrir un evento cardiovascular del 5-10% o del 10-20% en los próximos años.

Los nuevos algoritmos "reubicaron entre un 40% y un 50% de las mujeres de riesgo intermedio en categorías de riesgo superior o inferior", señalan los autores. "Debido a que unos 8-10 millones de mujeres estadounidenses tienen un riesgo a 10 años de sufrir un evento cardiovascular del 5-20%, según el ATP-III, la aplicación de estos datos podría tener un efecto inmediato en la prevención cardiovascular", añaden. En un editorial adjunto al estudio, un grupo de expertos estadounidenses señala que "el Reynolds Risk Score es una contribución importante a la cardiología preventiva y ofrece el marco para evaluar futuros factores de riesgo incipiente".

Medición de la tensión arterial a una mujer en Barcelona.
Medición de la tensión arterial a una mujer en Barcelona.CARMEN SECANELLA

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_