Fútbol | Liga de Campeones

Enorme bronca en las calles de Faro

El Liverpool tiene previsto llegar mañana a Barcelona después de una semana de concentración en el Algarve que acabó de mala manera la noche del viernes. La prensa británica publicó ayer que algunos jugadores decidieron celebrar su despedida de tierras portuguesas con unas cuantas copas de más y causaron serios destrozos en el bar Monty's de Faro y la emprendieron también con un bate de béisbol con coches aparcados en la calle y chalets de la urbanización.

Los incidentes provocaron la intervención de la policía y se zanjaron cuando los directivos del club inglés pagaron los destrozos.

"Se tomaran medidas disciplinarias contra los futbolistas que rompieron las normas del club", anunció ayer Rafa Benítez, en un comunicado. "Me reuní esta mañana con la plantilla", prosiguió el entrenador red , "y dejé absolutamente claro a todos las responsabilidades que tienen al jugar en este club y la forma en la que se espera que se comporten dentro y fuera del terreno de juego", insistió. "Los jugadores trabajaron extremadamente duro durante la semana, pero sancionaremos a los que rompieron las normas del club. Así se lo he comunicado y han aceptado la decisión". Y acaba la nota del técnico: "A pesar de las informaciones en sentido contrario, el espíritu del equipo es muy bueno y cada uno piensa ya en el partido del miércoles contra el Barcelona en el Camp Nou". Hay dudas sobre el nombre de los futbolistas que protagonizaron la trifulca, aunque Bellamy, que se peleó con su compañero Riise, aparece en todas las quinielas. También se habla de Dudek, Fowler y Pennant. "La concentración ha estado muy bien", aseveró el holandés Kuyt. "Hemos trabajado mucho por las mañanas y yo he mejorado mi handicap en el campo de golf por las tardes".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS