Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los populares exigen el cese "fulminante" de Antonio Losada

El incidente protagonizado por el secretario general de Relacións Institucionais de la Xunta, Antonio Losada, y varios agentes de la policía nacional adscritos al Gobierno gallego ha provocado que el PP inste el "cese fulminante" del número dos de Anxo Quintana. En caso contrario, los populares pedirán la comparecencia del supuesto protagonista del altercado y del conselleiro de Presidencia, el socialista José Luis Méndez Romeu, para que ambos se expliquen en el Parlamento.

El suceso tuvo lugar la pasada semana en las instalaciones de la Xunta en San Caetano. Ante la negativa de las fuerzas de seguridad a permitir el acceso a dos operarios que se disponían a borrar del rótulo de Vicepresidencia las palabras "da Igualdade e do Benestar", Antonio Losada supuestamente les insultó a ellos y a varios funcionarios y amenazó con abrirles un expediente, algo que fue tachado de "gravísimo" por el PP. "Las maneras que utiliza, y no es la primera vez, recuerdan otras épocas" afirmó ayer el secretario general Alfonso Rueda, quien instó al número dos de Vicepresidencia a que deje este proceder "para su casa, si lo toleran, o para las tabernas".

Rueda advirtió de que "es intolerable que un señor que tiene esta representación actúe de esa manera, pero lo que es mucho más intolerable es que el presidente de la Xunta intente minimizarlo para no incomodar a la parte del Gobierno que no controla". Los departamentos gestionados por los nacionalistas, añadió, "están absolutamente fuera de su autoridad y hacen lo que les da la gana".

Enfrentamiento

El secretario general destacó la "gravedad" de este asunto "por lo que tiene de síntoma de lo que está pasando en la Xunta" entre PSOE y BNG. "Demuestra que no es que haya una división, es que hay dos bandos absolutamente enfrentados". Una de las conclusiones que extraen los populares de este incidente es que cualquier alto cargo del Ejecutivo gallego puede desafiar públicamente a la policía sin que ello conlleve consecuencias porque, "al final, el presidente de la Xunta va a decir que es una cuestión interna y que todo el mundo se lleva perfectamente".

Al mismo tiempo, los populares alabaron la "valentía y responsabilidad" de los policías al poner los hechos en conocimiento de los jueces, en los que el PP confía "plenamente", recalcaron. "Otra cosa es que el presidente haga lo mismo", a pesar de lo cual, y a riesgo de que les "califiquen otra vez de cándidos y confiados" esperan que Touriño "tome cartas en el asunto, ponga un poco de orden y que, por primera vez en 18 meses, manifieste un mínimo de autoridad". Tras la reducción de "un incidente con esta trascendencia, este desafío a la policía", se encuentra el deseo de "no perder los cargos o el coche oficial", sostiene el PP. Algo que, según entienden, no beneficia en nada al conjunto de la ciudadanía gallega.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de febrero de 2007