ARTE

Arco refleja la progresiva objetualización del arte digital

El Black Box vuelve su mirada a los nuevos formatos audiovisuales - Corea, el país invitado a la feria madrileña, decepciona

Los formatos artísticos más radicales dejan paso a propuestas menos arriesgadas y más fácilmente asimilables por el mercado. Lo demuestra Arco, la principal feria de arte contemporáneo de España, abierta desde hoy hasta el lunes en Madrid.

El Black Box@Arco, la sección dedicada a los nuevos medios, es una de las dos que Lourdes Fernández, la nueva directora, ha mantenido. Sin embargo, el net.art y las propuestas experimentales, inmateriales y poco comerciales de años anteriores, han sido sustituidas por obras de carácter objetual, en gran mayoría centradas en los nuevos formatos audiovisuales, como el collage de fragmentos de viejas películas de Matthias Müller & Christoff Girardot (galería Distrito Cu4tro) y las animaciones digitales de Matt Mullican (ProjectSD).

Más información

Se desmarcan de la tónica tan sólo la escultura sonora de Rui Toscano (Cristina Guerra), la instalación de Ceal Floyer (Lisson Gallery) y el espacio vacío, roto de forma intermitente por el terrible graznido de una bandada de cuervos de Valeska Soares (Vitamin).

La buena noticia viene de la progresiva integración del arte digital en el programa general y la cada vez mayor presencia de obras que utilizan aparatos tecnológicos. Entre las galerías más atrevidas destaca Sollertis, que presenta dos web-instalaciones del francés Christophe Bruno. Fascinum muestra en tiempo real las 10 imágenes más vistas en portales Yahoo de diversos países. WiFi-SM consiste en un aparatito inalámbrico que transmite una pequeña descarga al portador, cuando encuentra palabras clave relacionadas con el sufrimiento en las noticias en formato RSS.

El pionero George Legrady expone en Pari Nadimi Gallery, Eyes, una animación generada por ordenador en tiempo real y Eduardo Kac presenta en la galería Laura Marsiaj Rabbit Remix, en homenaje a su célebre coneja transgénica Alba. Un año más, la galería Bitforms de Nueva York se centra sólo en nuevos medios con Lincoln Schatz, Rafael Lozano-Hemmer, U-Ram Choe y Michael Najjar.

Otro dato positivo es la consolidación del Premio Arco-Beep de arte electrónico. El galardón, que llega a su tercera edición, tiene dos categorías: @Arco, reservada a las obras exhibidas en la feria, dotada con 8.000 euros, y Off Arco, dotada con 6.000 euros, en la que se presentaron 173 artistas de 27 países, frente a los 148 de la edición anterior. "Disminuyen los proyectos de net.art propiamente dicho, aumentan las instalaciones interactivas basadas en Internet y las obras para móviles, y se mantienen los proyectos de realidad aumentada", señala Vicente Matallana, secretario del jurado.

Decepciona Corea, país invitado de la 26ª edición, que tras un cambio de comisario, debido a razones más políticas que artísticas, ha optado por evitar cualquier atisbo de innovación en su selección y por excluir los artistas digitales, empezando por los célebres Young-Hae Chang Heavy Industries.

ARCO: www.arco.ifema.es

C. BRUNO: www.christophebruno.com

E. KAC: www.ekac.org

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 14 de febrero de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50