El PP excarceló hasta 1999 a cinco presos de ETA por razones médicas

De Juana Chaos no aceptará el tercer grado, según su abogado

El Gobierno de José María Aznar (PP) concedió el tercer grado penitenciario a cinco presos de ETA entre 1997 y 1999 por razones médicas. Uno de los beneficiarios de la medida cumplía condena por su implicación en cinco asesinatos, secuestro y tenencia de explosivos. La decisión sobre aplicársela a José Ignacio de Juana Chaos todavía no está tomada, aunque su abogado aseguró ayer que el preso en huelga de hambre la rechazaría.

Más información

El apartado 4 del artículo 104 del Reglamento Penitenciario establece que "los penados enfermos muy graves con padecimientos incurables, según informe médico, con independencia de las variables intervinientes en el proceso de clasificación, podrán ser clasificados en tercer grado por razones humanitarias y de dignidad personal, atendiendo a la dificultad para delinquir y a su escasa peligrosidad".

Ese precepto fue aplicado por el Gobierno del PP en cinco ocasiones a presos de ETA entre 1997 y 1999. El primero en salir de prisión, el 18 de marzo de 1997, fue Santiago Díez Uriarte, condenado cinco años antes como miembro del comando Nafarroa. El etarra obtuvo el tercer grado por razones humanitarias debido a una grave enfermedad. Le siguió Pedro María Guinea Gorriti, que obtuvo el régimen de semilibertad en junio de ese mismo año tras sufrir una angina de pecho. Guinea Gorriti había sido condenado cuatro meses antes a seis años de prisión por colaboración con banda armada.

Otro de los excarcelados durante la etapa de Gobierno del PP, por la especial gravedad de su estado de salud fue el dirigente histórico de Herri Batasuna Jon Idígoras, que había sido condenado a siete años de cárcel por el Tribunal Supremo en noviembre de 1997 junto a otros 19 miembros de la Mesa Nacional de la formación abertzale por colaboración con banda armada. Idígoras abandonó la cárcel cinco meses después, debido al enfisema pulmonar que sufría.

Colaboración por banda armada, depósito de armas y tenencia de explosivos eran los delitos por los que cumplía condena Patricio Goyenetxe Telletxea. El etarra se contaba entre las decenas de presos de la banda que fueron acercados a Euskadi durante la tregua de ETA, entre septiembre de 1998 y noviembre de 1999. Goyenetxe fue trasladado desde la prisión de Murcia a la de Nanclares de Oca (Álava). El 15 de octubre de 1998 se le concedió el tercer grado debido a una enfermedad mental.

Pero de los cinco presos de ETA liberados por el Gobierno de Aznar invocando razones de salud, el más sanguinario fue Mikel Sarrasketa. Sobre él pesaba una pena acumulada de 30 años por su implicación en varios asesinatos, entre ellos los de los guardias civiles Lorenzo Soto y José Zafra, en 1978 en San Sebastián. En el mes de febrero de 1980 la Audiencia Nacional lo condenó a 41 años de cárcel por su participación en las muertes de un comisario, un subcomisario y un agente de la policía municipal en esa misma ciudad. Se le concedió el tercer grado en diciembre de 1998 tras sufrir un derrame cerebral.

El Gobierno todavía no ha tomado ninguna decisión sobre si concederá o no a De Juana Chaos este beneficio penitenciario. Antes de que la adopte, la junta de tratamiento de la prisión de Aranjuez -formada por el director de la cárcel, un jurista, un psicólogo, un trabajador social y un funcionario de prisiones, entre otros- deberá elevar a Instituciones Penitenciarias una propuesta en la que la mayoría de sus miembros lo solicite. Con ese informe motivado se decidirá si el preso cumple las condiciones para salir de prisión.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, aseguró ayer que "respeta" la decisión del Supremo de reducir a tres años de prisión la condena de 12 años y 7 meses que la Audiencia. No obstante, recalcó que ahora la responsabilidad es del Gobierno, y añadió: "Si de mí dependiera, el señor De Juana cumpliría íntegramente la pena que le queda, porque De Juana ni se ha arrepentido ni ha pedido disculpas".

El abogado del etarra, Alvaro Reizabal, anunció que su defendido, que hoy cumple 100 días en huelga de hambre, no aceptará el tercer grado porque los miembros de ETA no admiten este tipo de clasificaciones. El letrado anunció un recurso de amparo ante el Constitucional contra la sentencia del Supremo. Reizabal recordó que el preso mantiene que no dejará su ayuno "hasta verse en la calle".

El secretario general del PSE, Patxi López, aseguró que "entendería" que el Gobierno decidiera ahora, "atenuar las condiciones de la prisión", lo que no quiere decir, señaló, "dejarle en libertad". La AVT ha anunciado una marcha en Madrid, el día 24, como "desagravio" a las víctimas de De Juana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 13 de febrero de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50