Reportaje:

El testigo de cargo vuelve al tajo

El ex interventor de Orihuela que denunció la trama de corrupción regresa a la corporación

El funcionario más determinante en el devenir político del Ayuntamiento de Orihuela volvió ayer al tajo. José Manuel Espinosa, ex interventor del Consistorio, que en febrero de 2005 denunció una supuesta trama de corrupción en la gestión urbanística, y contable del Ayuntamiento, se reincorporó ayer a la función pública, como administrativo en la Policía Local.

El alcalde, José Manuel Medina, del PP, destituyó al ex interventor en febrero de 2005 tras confesar que se había apropiado de 30.000 euros de las arcas públicas. Tras el cese, Espinosa se reunió con los portavoces de la oposición y desveló las irregularidades. El ex interventor, que ocupó ese cargo durante 25 años, responsabilizó al alcalde y los concejales del PP de cometer las irregularidades "en beneficio propio".

La acusación del funcionario es la base de la denuncia de la Fiscalía Anticorrupción de Alicante contra el Consistorio, que incluye 15 causas. José Manuel Medina ya está imputado en tres de los sumarios. Espinosa es el testigo de cargo del ministerio público.

El funcionario, tras dos años de baja por enfermedad, encaró ayer con serenidad su nueva función como administrativo raso: "Tengo ilusión, aunque el nuevo puesto supone una degradación y menos salario", dijo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS