Atacadas una estación de Renfe y un repetidor de Retevisión

Dos nuevos actos de kale borroka se sumaron ayer a la relación de acciones del terrorismo callejero. El primero se produjo a la 1.30, cuando un grupo de desconocidos roció con dos garrafas de líquido inflamable, al que prendió fuego, la estación de Renfe de Abaroa, en Basauri (Vizcaya).

La máquina expendedora y parte de la oficina sufrieron daños, pero el ataque no afectó al servicio de trenes. El alcalde de Basauri, el peneuvista Rafael Ibargüen, aseguró que si la estación no resultó totalmente destruida fue por la rápida intervención de agentes de la Policía Local que en esos momentos patrullaban por las cercanías del lugar.

Horas después, un repetidor de Retevisión ubicado en la también localidad vizcaína de Ondarroa era atacado con cócteles molotov, que causaron cuantiosos daños, según informó el Departamento vasco de Interior.

La Ertzaintza tuvo conocimiento del ataque pasadas las 13.30. Al parecer, los técnicos de Retevisión que acudieron al lugar donde está colocado el repetidor para revisar la instalación descubrieron el sabotaje. Los agentes autonómicos que acudieron al lugar encontraron restos de cubiertas y de varios artefactos incendiarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 10 de febrero de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50