Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El 'Meteorito de Madrid' cumple años

El Museo Nacional de Ciencias Naturales expone una colección con 300 bólidos, entre ellos uno caído en la ciudad en 1896

Un día como hoy, hace 111 años, "hallándose el cielo despejado, y encalmado el aire", según la Gaceta de Madrid, cayó en plena ciudad el Meteorito de Madrid. Con motivo del aniversario, el Museo Nacional de Ciencias Naturales presenta su nueva exposición Meteoritos, la colección del MNCN. Esta colección científica cuenta con 21 de los 23 meteoritos que han sido registrados en España a lo largo de tres siglos. La colección se compone de un conjunto de 300 muestras de todo el mundo, incluida la documentación que relata la interesante historia de la caída de cada uno de ellos. Si bien en años anteriores ha habido exposiciones parecidas, es la primera vez que se expone la colección entera.

La población fue sorprendida por un relámpago intenso que iluminó toda la ciudad

El vicedirector de Colecciones del Museo, Óscar Soriano, comentó ayer durante la presentación: "Ésta es una de las primeras exposiciones que pretendemos repetir". Por el momento, la muestra es temporal, con un mínimo de tres meses de apertura al público. No es "didáctica o muy apta para niños", según uno de los investigadores del museo, ya que las piezas se encuentran dispuestas en vitrinas y mesas, con poco espacio, algunas de ellas hasta con 100 meteoritos dentro.

La exposición cuenta con dos secciones. La primera, un módulo que, de manera general, describe las características de los meteoritos. La segunda es la valiosa colección con las 300 piezas. Uno de los comisarios de la exposición, Miguel de las Doblas, hizo especial mención del meteorito Molina de Segura (1858, Murcia), el más grande de España, que al caer pasó muy cerca de la torre de la catedral y que casi la destruyó. La pieza más antigua de la colección data de 1733, caída en Sena (Huesca), y la más reciente, de 2004. Ésta, además de ser la más moderna, es la más documentada. Se trata del meteorito Villalbeto de la Peña, en Palencia, "un impresionante bólido con destellos más intensos que la luna llena", según la información facilitada por el museo.

El Meteorito de Madrid, que los geólogos clasifican como una condrita ordinaria L6, "es uno de los que ha tenido más eco social", según los organizadores. Al caer, la población fue sorprendida por un relámpago intenso que iluminó toda la ciudad. El resplandor fue tan grande y tan espectacular que llegó hasta las provincias de Madrid, Guadalajara, Toledo, Ciudad Real, Cuenca y Albacete. Segundos después se oyó una gran explosión que sacudió hasta las más grandes construcciones. El ruido producido fue ensordecedor al comienzo, para luego reducirse al sonido que "produciría una bala de cañón al rodar por el piso de una casa", explican en el museo.

"¿Qué es esto?, se repetían las gentes sin cesar", según publicó el diario El Liberal (facsímil propiedad de la Biblioteca Nacional) al día siguiente, el 11 de febrero de 1896. El periódico recogía opiniones, descripciones y explicaciones de lo ocurrido. Decía: "Un momento después se abrían muchos balcones de la población, y los vecinos aparecían con la curiosidad y el miedo pintados en el rostro, los más vestidos con las ropas de la cama...". El objeto fue descrito como un bólido, "un cuerpo celeste, de origen poco conocido, tal vez de restos de algún cometa". Según este periódico, la alarma fue general, y muchas personas vivamente impresionadas se acercaron al Observatorio Astronómico, atosigando a los trabajadores con preguntas como: "¿Y cómo ha sido? ¿Se sabe si esto se repetirá? ¿Se ha encontrado ese bólido por alguna parte?".

El meteorito estalló a unos 30 o 35 kilómetros de la Tierra y se partió en miles de pedazos. Uno de ellos es el que se expone en el Museo de Ciencias Naturales.

Dentro de las condritas, meteoritos de apariencia muy parecida a las rocas terrestres, como el Meteorito de Madrid, se encuentran las condritas de tipo carbonáceo. La conservadora de Paleontología y Geología del Museo, Begoña Sánchez, explicó: "Las condritas carbonáceas contienen puntos, como férulas pequeñas de azúcares, aminoácidos y carbono. El carbono es el elemento esencial para la vida, por lo cual muchos interpretan que el origen de la Tierra pudo haber venido del espacio exterior". La experta comentó también que, al estar compuesta la Tierra de tres cuartas partes de agua, la mayoría de meteoritos se pierden en la inmensidad de los océanos. Por eso se recuperan sólo de 6 a 10 piezas anualmente.

Los visitantes que se acerquen al museo durante este fin de semana recibirán un facsímil con las noticias de la caída del Meteorito de Madrid que se publicaron el 11 de febrero de 1896 en el diario El Liberal.

Meteoritos: la colección del MNCN. Museo Nacional de Ciencias Naturales. José Gutiérrez Abascal, 2. De martes a viernes, de 10.00 a 18.00. Sábados, de 10.00 a 20.00. Domingos y festivos, de 10.00 a 14.30. Lunes, cerrado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de febrero de 2007