Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

DaimlerChrysler vende el 7,5% de EADS pero conserva los derechos de voto

Se mantiene el equilibrio entre Francia y Alemania ante las difíciles decisiones que se avecinan

El consorcio industrial alemán DaimlerChrysler anunció ayer la venta, por 1.500 millones de euros, a un grupo inversor del 7,5% de las acciones de la empresa aeronáutica y de defensa EADS, propietaria del fabricante de aviones comerciales Airbus, de helicópteros Eurocopter y aviones de combate, entre otras filiales. Sin embargo, DaimlerChrysler conserva el derecho a voto del porcentaje accionarial vendido. Así se mantiene el equilibrio entre Francia y Alemania en la gestión de EADS cuando se aproximan drásticas decisiones sobre la reestructuración de la empresa.

El grupo comprador está formado en un 40% por inversores públicos y el 60% privados

El grupo comprador del paquete de acciones está formado en un 40% por inversores públicos alemanes y un 60% privados, alemanes también en su mayoría. Los inversores públicos son: un 13% el Banco de Crédito para la Reconstrucción, de propiedad federal; un 10% el Banco de la Ciudad-Estado de Hamburgo; un 5% los de los Estados federados Baviera Baja Sajonia y Baden-Wurtemberg, y un 2% el de la Ciudad-Estado de Bremen.

Los inversores privados son la empresa de seguros Allianz, los bancos alemanes Deutsche y Commerz, el Credit Suisse y el norteamericano Goldman Sachs, con un 10% cada uno, más Morgan Stanley y Sal. Oppenheim de Estados Unidos, con un 5% cada uno.

Estos inversores no tendrán derecho a voto, pero percibirán un dividendo extraordinario de 1,75 veces el normal. Además, DaimlerChrysler conserva la opción de deshacer la actual estructura de propiedad a partir del 1 de julio de 2010. El Gobierno federal alemán tendrá una opción de compra preferente del 7,5% hasta esa fecha de mediados de 2010. La operación se llevará adelante a lo largo del primer trimestre de este año.

Con la decisión de venta, anunciada ayer en la sede de Daimler en Stuttgart, concluye un tira y afloja de meses para llegar a una solución que mantuviera los equilibrios de poder en EADS. Daimler comunicó que el acuerdo contaba con la aprobación de los Gobiernos de Francia y Alemania y del mayor accionista Lagardère. También se consultó al accionista español, la sociedad estatal SEPI, que cuenta con el 5,5% de las acciones.

Los Gobiernos francés y alemán expresaron su satisfacción por el acuerdo logrado. En París, el primer ministro Dominique de Villepin declaró que había acordado con la canciller federal alemana Angela Merkel "una estrecha colaboración franco-alemana" para sanear el Airbus.

El retraso de dos años en la entrega de varios pedidos del gigante de la aviación A-380 ha sumido a Airbus, y en consecuencia a EADS, en una grave crisis. Para el próximo día 20 está previsto que el jefe de EADS, Louis Gallois, presente el plan de saneamiento de la empresa.

Se ha hablado incluso de suprimir 10.000 puestos de trabajo y Alemania teme llevar la peor parte, ya que se estima que podrían desaparecer entre 5.000 y 8.000 empleos del total de 23.000 que existen hoy día en los diferentes centros de producción en Alemania.

El portavoz del Gobierno federal alemán, Ulrich Wilhelm, declaró ayer en Berlín que Merkel había mantenido contacto telefónico con Villepin, y calificó el acuerdo logrado de "solución razonable".

Según el portavoz, "con un accionariado estable estamos mejor situados ante las difíciles negociaciones que tenemos por delante".

Pero el acuerdo no fue del gusto de todos. Michael Kunert, de la sociedad protectora de los inversores, declara hoy en el periódico berlinés Tagesspiegel que el acuerdo es una pura filfa, y añade que "como el Gobierno alemán no consiguió hacer retroceder la influencia de los franceses, DaimlerChrysler tuvo que aceptar una complicada distribución entre los propietarios".

De cualquier manera, las espadas siguen en alto. A las primeras manifestaciones de fuerza sindical por parte alemana, la semana pasada, ha seguido ésta la de los franceses, con un paro de una hora seguido de forma masiva, según reconoció la propia dirección de Airbus.

Louis Gallois, co-consejero delegado de EADS y presidente de Airbus, confirmaba el pasado miércoles al diario alemán Die Welt sus intenciones de desprenderse de algunas de las "excelentes fábricas" del grupo en Alemania, Francia, Inglaterra y España. Algunos emplazamientos podrían resultar más económicos si estuviesen gestionados por socios, según Gallois, lo que permitiría inversiones, abriría nuevos mercados y contribuiría a asegurar los puestos de trabajo a largo plazo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de febrero de 2007