Un juez de Huelva paraliza un aeródromo y una urbanización en un espacio protegido

La Junta ve defectos en la aprobación realizada por el Ayuntamiento de Cortegana

El Juzgado Contencioso Administrativo número uno de Huelva ha decidido suspender de manera cautelar el acuerdo plenario de julio de 2006 del Ayuntamiento de Cortegana, gobernado por IU, por el que se daba luz verde a un proyecto urbanístico de 67 chalés y un aeródromo en la barriada de Valdelamusa, situada en el Andévalo, a casi 40 kilómetros del núcleo municipal. La decisión judicial se toma a raíz del recurso interpuesto por la Junta de Andalucía contra el acuerdo plenario. La Junta alega razones técnicas de procedimiento en la tramitación del proyecto. Además, los terrenos sobre los que se proyecta el complejo vacacional están clasificados como "no urbanizables y de especial protección".

En su recurso contencioso administrativo contra la aprobación municipal del acuerdo, la Junta alega defectos técnicos. Fuentes de la Delegación de Obras Públicas explicaron que "los suelos no urbanizables sobre los que se quieran desarrollar proyectos de actuación de interés especial, como es el caso, pueden tramitarse bien como 'proyectos de actuación' o como 'planes especiales'. En el caso de Valdelamusa se tramitó como un proyecto de actuación. Pero creemos que, por las características, que trascienden el ámbito local, debería hacerse como un plan especial".

El alcalde de Cortegana se defendió, en este sentido, negando que su proyecto afectase a más de un término municipal.

Además, existe otra discrepancia de base, el Ayuntamiento mantiene que el proyecto ocupa un espacio de 35,5 hectáreas, mientras que la Junta opina que es de 50.

En su auto, el magistrado da la razón a la Junta al afirmar que la instalación y construcción de un aeródromo y un complejo vacacional suponen una modificación del entorno físico de carácter permanente. A su vez, destaca que, una vez ejecutado el proyecto, resultaría "difícilmente modificable". Por tanto, entiende que se "deba acceder a la medida cautelar de suspensión de la actuación urbanística".

'Pueblo de los pilotos'

El pueblo de los pilotos, que escomo se llama el proyecto, es iniciativa de la promotora Turísticas Plus Ultra, SL. El alcalde de Cortegana, recordó ayer que los planes se iniciaron hace unos tres años.

"La idea era revitalizar una zona que se encuentra deprimida económicamente. Queríamos rehabilitar la pista de aviación ya existente, y que había sido utilizada por los servicios de extinción de incendios forestales, para crear en su entorno 67 bungalows [Casa pequeña de una sola planta que se suele construir en parajes destinados al descanso] destinados a personas aficionadas a los ultraligeros", explicó el alcalde.

Según el regidor, el proyecto, incluso permitirá a los residentes guardar en garajes de las propias viviendas los aparatos voladores, como si de automóviles se tratase.

Antonio Marín reconocía ayer que, hasta que la Junta presentó el recurso, no sabía que los suelos eran de especial protección. "Antes de eso, la Administración nunca lo había alegado como un motivo. Y tampoco se decía en los informes técnicos de la delegación de Medio Ambiente", justifica el alcalde, quien duda del verdadero valor ecológico del conjunto. "Se trata de un suelo minero de poca calidad ambiental", defiende.

Por su parte, el PSOE de Cortegana recordó ayer que el proyecto -que ellos aprobaron en el pleno, pero que ahora critican- implica más hectáreas y servicios, "tal y como se firmó en el convenio entre el Ayuntamiento y Turísticas Plus Ultra". "En total, el conjunto suman 267 hectáreas, que incluirían, además del aeródromo y los bungalows, un hotel de unas 200 plazas, un campo de golf y unas zonas recreativas y deportivas", afirmaron fuentes socialistas.

Ecologistas en Acción, que lleva tiempo criticando la gestión urbanística en Cortegana, entiende esta operación como "un ejemplo más de especulación fantasma que lo único que hace es crear expectación de ventas y movimiento de dinero".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 09 de febrero de 2007.