El Complejo Hospitalario de Pontevedra entra en crisis

Los médicos de Urgencias se plantan ante la dirección

Médicos y enfermeras del Servicio de Urgencias del Hospital de Montecelo se concentraron el pasado viernes ante la puerta de emergencias para reivindicar la dimisión de la dirección del Complejo Hospitalario de Pontevedra (CHOP) por lo que ellos consideran una situación "insostenible" ante la falta de medios y personal. Denuncian falta de médicos, de camas y la fuga de numerosos especialistas.

Los primeros síntomas de que algo no iba bien en el CHOP se manifestaban a principios de año, cuando los colapsos prácticamente diarios en el Servicio de Urgencias de Adultos destaparon una suerte de conflictos internos. La actitud de la gerente, María Codesido, y las declaraciones de los responsables provinciales de Sanidad no han contribuido a calmar los ánimos.

Desde el colectivo de médicos de Urgencias, que se reunirá este lunes con la gerencia, mantienen que Codesido mintió cuando afirmó ante los medios de comunicación que se iba a contratar a cuatro médicos para aliviar la carga de trabajo. "Lo que va a hacer", aseguran, "es consolidar con un empleo estable a tres médicos que ya estaban trabajando, dos en Urgencias de Pediatría y uno en adultos". Así que el resto se ve obligado a hacer más guardias de las que les tocan, llegando a cubrir 14 en 29 días. "Es una barbaridad, tanto que algunos se han puesto enfermos", afirma el doctor Fernando Triana.

La indignación crece al recordar que María Codesido "nos dijo que no sabía nada de lo que estaba pasando, cuando estamos informando de estas quejas semanalmente". El pasado miércoles alrededor de 40 pacientes esperaban dispersos en los servicios de urgencias su ingreso en el hospital.

"Estamos desbordados"

Los únicos que tienen cierta garantía de acceder a una cama son los que pasan por cirugía. "Estamos desbordados: de los 12 boxes, 8 están ocupados con pacientes y esto ralentiza las exploraciones y colapsa el servicio", apunta un médico. En los pasillos y la sala de espera se acumulan las camillas. "Para nosotros es muy duro que un paciente te coja del brazo y te pregunte cuándo le toca".

Una de las gotas que ha colmado su paciencia es que, ante la falta de personal en Urgencias de Pediatría, la dirección ha instado a los facultativos del servicio de Adultos a que cubran ellos esas vacantes. "Desde el 2001 no vemos a un niño, por eso decidimos que si nos forzaban a bajar a Pediatría lo pondríamos en conocimiento de la Fiscalía".

A los problemas de falta de personal, de espacio, de camas y de medios, se suma la fuga de especialistas en áreas como cardiología, digestivo, pediatría, ginecología, cirugía, traumatología o neurología. Uno de los casos más curiosos se da en obstetricia. Desde el verano pasado falta un técnico del laboratorio de esterilidad, cuya ausencia ha derivado en una lista de espera de seis meses. Unas 30 personas están esperando para hacerse pruebas y más de un centenar se encuentran pendientes de la primera fase del proceso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 03 de febrero de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50