Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La imparable racha de Sony Ericsson

La compañía sueco-japonesa de móviles cierra el ejercicio con un récord de ventas

La multinacional sueco-japonesa Sony Ericsson ha cerrado el ejercicio de 2006 con un aumento de las ventas de móviles del 46%, lo que equivale a unos ingresos de 980 millones de euros y unos beneficios netos superiores a los 500 millones. Este resultado eleva las ganancias de todo el año 2006 a 1.300 millones de euros, más del doble de lo obtenido el año anterior.

Los resultados de la compañía muestran que el mercado europeo de móviles es el que más crece por encima de Japón y Estados Unidos

La posición de la empresa en el mercado internacional ha mejorado un 9% a costa de los grandes competidores Nokia, Motorola y Samsung, y se dispone a disputarle a esta última el tercer lugar en el ranking, posición que el director ejecutivo de Sony Ericsson, Miles Flint, considera que ya ha sido alcanzada, desde el punto de vista de la rentabilidad por unidad vendida. A finales de este mes se conocerán los resultados de las "tres grandes" restantes y se tendrá un panorama más claro de la situación.

"La gente siente que la adquisición de nuestros teléfonos es una buena inversión", dice Flint, que agrega, "muchos quieren tener un buen teléfono, no solamente un teléfono barato".

Alude con ello, por un lado, a la calidad técnica y estética de los teléfonos de la compañía, así como a la ganancia por cada unidad que es superior a la obtenida por los competidores, pese a que el precio es superior -en torno a un 50% de promedio- a los de los móviles de la finlandesa Nokia, que lidera el mercado.

El éxito de Sony Ericsson se basa, según los analistas, en la combinación del incremento de la inversión en desarrollo y marketing que le permite ensanchar el abanico de la oferta con una incesante modernización y diversificación. Factores de mucho peso en un sector de las telecomunicaciones donde son constantes las innovaciones. La compañía sueco-japonesa ha introducido novedades tecnológicas en sus teléfonos móviles de tercera generación para la audición de música y la obtención de fotografías, bajo la marca Walkman y Cybershot que elevan su precio pero atraen a los abonados, decididos a renovar sus viejos modelos, que se quedan obsoletos por la frenética carrera de las innovaciones.

Segunda generación de TV

La empresa ha presentado en el mercado japonés en estos días su segunda generación de TV-móvil. Su lanzamiento en el mercado europeo -que ya han protagonizado Nokia y Samsung-, es más problemático, aunque no tiene fechas, según Miles Flint.

El éxito de Sony Ericsson refuerza su valor y su posición en el mercado mundial de móviles. Sobre todo, si se tiene en cuenta que hasta hace muy poco las pérdidas en este sector eran la pesadilla del consorcio.

El desafío a que se enfrenta, en un escenario de lucha entre gigantes, es el de continuar colocando en el mercado teléfonos tan innovadores y avanzados como lo ha hecho hasta ahora. El año que ha comenzado presenta muchos desafíos. Además de que los competidores venden unidades equipadas con tecnologías cada vez más avanzadas -donde la compañía sueco-japonesa tiene su propio espacio-, se prevé que el crecimiento del mercado de la telefonía móvil tenderá, por lo menos, a estabilizarse.

Si Sony Ericsson aspira a aumentar su participación en el mercado deberá empezar a vender teléfonos más baratos, sostienen los analistas. No es casual que la empresa haya anunciado el lanzamiento en el transcurso de este año, de un móvil Walkman a un precio que ronde los 90 euros.

Especulaciones

Otros piensan que el mercado, inmerso en una fiebre de grandes fusiones y adquisiciones, podría asumir para fortalecer el futuro de Ericsson la venta de parte de Sony Ericsson, que se valora actualmente en cerca de 250.000 millones de coronas suecas (alrededor de 2.750 millones de euros).

Desde el punto de vista geográfico, los resultados de Sony Ericsson muestran que el mercado europeo sigue siendo el más receptivo para los teléfonos móviles al tiempo que se registra un rápido crecimiento en Asia y en los países de América Latina. El hasta ahora floreciente mercado japonés ha perdido fluidez, tanto como el de Estados Unidos, según los analistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de enero de 2007