Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siete heridos y nueve detenidos en una pelea multitudinaria entre bandas en Alcorcón

El centro de Alcorcón (164.000 habitantes) se convirtió ayer por la tarde-noche en el escenario de dos enormes peleas en las que llegaron a participar unas 90 personas, según fuentes policiales. Los contendientes pertenecían a la banda juvenil violenta de los Latin King y a un grupo de españoles, residentes en la localidad, ambos se habían citado para solventar una discusión anterior. La riña tumultuaria terminó con siete heridos, uno de ellos grave, y nueve detenidos. Los altercados se reprodujeron hasta bien avanzada la noche, lo que precisó que toda la policía del municipio estuviera desplegada por la localidad y que llegaran refuerzos de Madrid ante el cariz que tomó la situación.

El inicio de esta enorme pelea se remonta a unos días atrás, según las primeras investigaciones. Supuestamente, un español agredió hace una semana a un inmigrante suramericano. Éste ya amenazó al primero que las cosas no se iban a quedar así, por lo que se citaron para saldar las cuentas. Y el día elegido, según la policía, fue ayer.

Los dos grupos rivales (los Latin King y los alcorconeros) quedaron cerca del Centro Joven de la localidad, en la calle del Maestro Victoria. A la cita acudieron entre los dos bandos unos 60 jóvenes, de entre 16 y 24 años. Otras fuentes elevan la cifra hasta los 90. Empezó la pelea multitudinaria. La situación fue tan grave que los vecinos avisaron de inmediato a la policía. Los chavales, al ver la presencia de los agentes, se desperdigaron por el cercano barrio de Torres Bellas.

Según dijeron algunos testigos a la policía, el herido más grave, de nacionalidad española, estaba sentado en un banco frente al Centro Joven. Se le acercaron unos suramericanos que iban armados y le preguntaron. "¿Estás tu en esta movida?". El chaval les contestó que no sabía a lo que se estaban refiriendo. Entonces, sacaron un arma blanca y comenzaron a apuñalarle. Recibió seis heridas incisas en la espalda antes de poder escapar. Quedó tendido en el suelo.

Al lugar se acercó la ambulancia de Protección Civil de la localidad, que le trasladó al servicio de urgencias de la Fundación Hospital Alcorcón. Allí fue intervenido de inmediato. Fuentes policiales señalaron anoche que la gravedad de las cuchilladas obligó a que le fuera extirpado el bazo. Tras terminar la operación, iba a ingresar en la unidad de cuidados intensivos (UCI) del centro hospitalario. Su pronóstico era grave, salvo complicaciones, según fuentes del caso.

Otros dos heridos también tuvieron que ser trasladados al hospital de Alcorcón. Los facultativos de una UVI móvil del Summa les apreciaron diversas lesiones. Uno de ellos sufrió una herida por arma blanca en la espalda, mientras que el otro, de origen suramericano, sufría un ligero levantamiento del cuero cabelludo. El pronóstico de ambos era menos grave y leve, respectivamente.

Otros cuatro chavales fueron atendidos en el lugar de golpes y contusiones de diversa importancia. Recibieron el alta en el lugar de los hechos, según informó un portavoz de Emergencias 112.

Los agentes de la Policía Municipal y del Cuerpo Nacional de Policía se desplegaron por toda la zona para intentar detener a los intervinientes en la pelea. El cariz de la situación obligó a pedir refuerzos a la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana. Al lugar se desplazó un grupo de la Unidad de Intervención Policial (UIP), más conocidos como antidisturbios.

Tras patrullar por la zona de Torres Bellas, los ánimos se fueron calmando. Pero se trataba sólo de una falsa apariencia. Tanto españoles como suramericanos lograron burlar el control de la policía y se distribuyeron por la localidad. Esta supuesta tranquilidad motivó que la UIP regresara, según un portavoz policial, a su base, en el distrito madrileño de Moratalaz.

Justo cuando estos agentes estaban de vuelta, se lió otra enorme reyerta. El lugar esta vez fue la céntrica calle de la Luna, donde se reprodujeron los incidentes ante la mirada de sorpresa de los viandantes que había por la zona.

El problema con el que se encontró la policía esta vez es que los jóvenes cambiaban rápidamente de calle, lo que les impedía controlarlos fácilmente. En cuanto se veían las bandas rivales empezaban peleas en cualquier punto del municipio. En esta ocasión y según las primeras investigaciones, no se produjeron heridos de gravedad.

Los agentes se emplearon a fondo y detuvieron a seis jóvenes, todos ellos de origen suramericano, según una portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Madrid. En su mayoría fueron acusados de tenencia ilícita de armas y de agresión, entre otros delitos.

Los otros tres detenidos que faltan hasta el cómputo final de nueve corresponden a los ingresados en la Fundación Hospital Alcorcón, que también tenían la condición de arrestados.

Los seis jóvenes que se encontraban anoche en la comisaría de Alcorcón iban indocumentados. Todos alegaron que eran menores de edad, por lo que estaban pendientes de que se les realizara la prueba radiológica que determine el año exacto en que nacieron. Los altercados se mantuvieron por el centro del municipio hasta pasada la medianoche, según fuentes del caso. La policía no descartaba hacer más detenciones a lo largo del día de hoy.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de enero de 2007