Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El lujo de alojarse en el despacho de Botín

La antigua sede del Santander se convertirá en un gran hotel, un centro comercial y viviendas

La fiebre inmobiliaria que vive Madrid continúa subiendo escalones. El último ejemplo es la venta de la que fuera la sede del grupo Santander en Madrid, que se ha convertido en la mayor operación inmobiliaria en el casco antiguo de la capital. Una sociedad de cartera desconocida, el grupo Itcarcris Spe, que tiene una filial inmobiliaria, R&A Palace Gestión, con sede en Vitoria, ha acordado el pago de 325 millones al Santander. Este contrato, pendiente del cumplimiento de un calendario de pagos, reportará a la entidad presidida por Emilio Botín unas plusvalías de 180 millones. Además, esta firma invertirá 150 millones más en la obra civil de reforma de los edificios, a lo que habrá que sumar una cantidad adicional para la decoración. En total, la inversión superará los 500 millones de euros.

Una desconocida inmobiliaria invierte 500 millones en rehabilitar los siete edificios

La manzana completa, que llegó a ser el centro financiero de Madrid antes del florecimiento de la zona de Azca, al norte de la capital, está formada por siete edificios históricos de finales del XIX, junto a la Puerta del Sol. Las antiguas sedes de los bancos Zaragozano, Central Hispano, Banesto y Santander se convertirán en un hotel de gran lujo, en 700 viviendas de alto nivel y un centro comercial. Tienen una superficie total de 51.200 metros, además de otra cantidad bajo rasante. Por allí han pasado banqueros como Boada, Amusátegui, Conde o Botín.

Tanto la Comunidad de Madrid como el Ayuntamiento ven con buenos ojos el plan especial presentado por los propietarios, por lo que en unos tres meses podrían recibir la primera luz verde para el proyecto. El arquitecto que dirigirá las obras es Rafael de la Hoz, que se ha convertido en uno de los grandes activos de este proyecto por el prestigio de sus obras realizadas.

La intención de las autoridades es que los edificios vuelvan a su estructura original, aunque se acepte su cambio de uso. "El paso del grupo Santander y anteriores dueños por este complejo ha provocado muchas alteraciones de los elementos comunes, tejados y patios interiores, que ahora hay que volver a su sitio", comentan desde la Comunidad de Madrid.

Desde que el Santander anunció que vendía su sede para trasladarse a Boadilla del Monte donde han construido una ciudad financiera, la operación ha estado rodeada de inconcreciones, misterio y medias verdades. De hecho, hubo dos anuncios de venta por parte del banco que no cuajaron.

Es tan golosa, que ha provocado que aparezcan intermediarios ajenos a la propiedad. Alguno de ellos incluso ha realizado anuncios en un diario nacional y otro se ha dedicado a buscar comprador por su cuenta, presentando un informe comercial. En uno de estos documentos se pedían 470 millones por todo el complejo, lo que supone una plusvalía de 145 millones sobre el precio pactado con el Santander, que todavía no está desembolsado. Además, como suele ocurrir en estos casos, había que pagar un 1% de comisión para el intermediario. Según estas ofertas fantasma, la propiedad estaba dispuesta a vender toda la manzana o bien trocearla y enajenar sólo el edificio de Alcalá, 14, con una superficie de 13.500 metros cuadrados construidos. Para animar a los compradores, el informe decía que se contaba "con licencia para hotel o uso comercial conseguida en el Ayuntamiento de Madrid". En este caso, los intermediarios pedían 115 millones por el edificio, "más un 1% de comisión".

Fuentes oficiales de R&A Palace desmienten rotundamente que hayan pensado en vender el complejo. "Nunca se ha buscado comprador. El tiempo que ha pasado desde marzo, cuando se anunció la operación con el Santander, se ha dedicado a analizar el inmueble y preparar los planes necesarios para obtener las licencias", apuntan desde la inmobiliaria. "Desconocemos quién está detrás de esta campaña", afirman.

El hecho es que "esta manzana de oro", como está considerada en el mundo inmobiliario, es quizá la última que queda en Madrid con una ubicación privilegiada. No obstante, estos edificios emblemáticos presentan problemas de reforma porque están considerados singulares para el Ayuntamiento y declarados "bienes de interés cultural" por la Comunidad de Madrid.

Fuentes del Ayuntamiento coinciden con las de Patrimonio al declarar que "los primeros pasos que ha dado la propiedad y el arquitecto del proyecto van por el buen camino. En unos tres meses podría darse el visto bueno al plan especial, una vez que se haya aprobado en la junta de gobierno y en el pleno del Ayuntamiento".

Fuentes oficiales de R&A Palace Gestión, con sede en Vitoria, aseguran que el capital de la empresa está compuesto por un grupo de empresarios vascos, que prefieren mantener el anonimato. La matriz Itcarcris Spe tiene como actividad ser una sociedad de cartera. R&A Palace, dedicada a "la construcción general de inmuebles y obras de ingeniería civil". La única operación relevante que han protagonizado, en 2004, fue la compra de un edificio al Sabadell Atlántico que vendieron un año después a Renta Corporación por 81 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de enero de 2007