Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Diputación de Cádiz rectifica y anula el incremento salarial de políticos y altos cargos

El presidente provincial reconoce que la "escandalosa" subida fue un error

El presidente de la Diputación de Cádiz, Francisco González Cabaña (PSOE), compareció ayer en solitario para anunciar la suspensión del acuerdo que iba a incrementar los salarios de los diputados provinciales con dedicación exclusiva, entre ellos él mismo, y algunos altos cargos en unos 1.100 euros brutos más cada mes. "Asumo toda la responsabilidad. Fue un error plantear de una tacada la recuperación del poder adquisitivo perdido desde 2001. Resultaba escandaloso", admitió el máximo responsable del organismo provincial.

González Cabaña, quien anunció medidas en febrero en aras de la transparencia, entre ellas, publicar en Internet los sueldos de todos los diputados, insistió en que hablaba en singular y que todas las decisiones, tanto el incremento salarial como ahora su retirada, habían sido responsabilidad suya. "Un presidente está para ponerse medallas pero también la corona de espinas", afirmó.

La decisión, aunque tomada el martes por la tarde tras difundirse el abultado incremento salarial, la hizo pública ayer, justo el día después de que sindicatos y trabajadores de la Diputación se manifestaran durante el pleno provincial en contra de este aumento de sueldos, que beneficiaba a representantes de casi todos los partidos políticos y a cargos del alto nivel. "Les pido disculpas al conjunto de empleados", dijo. El presidente aseguró tomar esta decisión porque "rectificar es de sabios", aunque añadió que más que sabio él se consideraba sensato.

Tras confirmar la suspensión del incremento, anunció que creará una mesa de trabajo con los sindicatos para analizar lo que cobran los funcionarios en otras diputaciones y establecer unos salarios equilibrados. Uno de los argumentos utilizados para justificar la subida había sido la escasa respuesta que tienen las convocatorias de empleo de la Diputación gaditana por sus bajos sueldos.

También González Cabaña se comprometió a mejorar la transparencia en el organismo provincial. En el próximo pleno, el de febrero, propondrá a los grupos políticos la publicación en la página web provincial de los sueldos de todos los diputados. Él se adelantó ayer al mostrar ante los periodistas su propia nómina. "Cobro de la Diputación 3.520 euros netos al mes", desveló. Una cifra de la que descontó los complementos por antigüedad. "Con ese dinero soy responsable de 1.500 trabajadores y respondo con mi patrimonio de cuatro empresas públicas de las que soy presidente", advirtió.

Los sindicatos aplaudieron ayer la rápida reacción del presidente de la Diputación. "Nos alegramos de que se haya dado marcha atrás sólo un día después de nuestra protesta", explicó María Jesús Villagrán, secretaria de organización de Comisiones Obreras. Villagrán aseguró que los sindicatos no se oponen a una subida salarial, "pero proporcional para todos los trabajadores y después de una negociación". Por eso, se sumarán a la comisión de trabajo que va a estudiar un posible incremento de sueldo para equiparar a los funcionarios al resto de trabajadores de otras diputaciones.

El Partido Popular se mostró conforme con la decisión de suspender la subida salarial, siempre que se respete el acuerdo por el que los portavoces de la oposición quedan liberados, algo a lo que González Cabaña se comprometió ayer. Según el presidente de los populares en Cádiz, José Loaiza, "la dedicación exclusiva debe mantenerse por higiene democrática, porque permite a la oposición desarrollar su función de control".

Sin embargo, Loaiza no apoyó la propuesta de González Cabaña de publicar los sueldos de los diputados. "No me importa que conozcan el mío, porque no cobro ni del Ayuntamiento ni de la Diputación, pero creo que es suficiente con tener un registro de bienes que pueda consultarse en caso de sospecha de irregularidades", indicó el presidente del PP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de enero de 2007