Crónica:Baloncesto | NBACrónica
i

La filosofía del 'Jesús negro'

Arenas, segundo anotador del torneo y líder de los Wizards, bate marcas de excentricidad

Poco después de ser cortado por Estados Unidos antes del Mundial de Japón, el jugador de los Washington Wizards Gilbert Arenas se lo tomó de manera personal. No era la primera vez que este mago que cree en teorías conspirativas intuía que el planeta entero estaba en su contra. Porta el número cero porque es el número de partidos que auguraron algunos que jugaría en la NBA. Es el mismo número cero que vestía en la universidad de Arizona porque eran los puntos que esos mismos auguraron que anotaría a las órdenes de Lute Olson. Asi que literalmente se mudó al gimnasio del equipo. Allí pasaría los meses siguientes entrenándose día y noche. Un entrenamiento a las 3 de la mañana, uno a mediodía, otro a las ocho de la tarde y un último a media noche. Entre ellos, se dedicaba a estudiar el estilo de cada árbitro para maximizar las faltas a favor y minimizar las faltas en contra. Así que, al comenzar la temporada, Arenas parecía haber jugado 81 partidos y su frustración ante las decisiones arbitrales se hicieron tan evidentes que un juez de pista le dijo que dejase de preocuparse y jugara como sabía. Dicho y hecho.

Juega al póquer en los descansos y una vez salió chorreando de la ducha a jugar un partido

Más información

Tras un mal comienzo de campaña Arenas, que puede jugar de base o de escolta, ha pasado de anotar 26 puntos de media por partido en noviembre a 35 en diciembre. Es el segundo anotador de la Liga (30 de media con 6,4 asistencias y 4,4 rebotes por partido) tras Anthony y ha logrado lo que ni Moses Malone, Bernard King, Chris Webber e incluso Michael Jordan consiguieron; colocar a los Wizards en lo mas alto del sureste a fin de año.

Aunque se considera un tipo "normal", sus extravagancias le dieron fama antes de que se convirtiera en una máquina de anotar puntos. Hijo de un aspirante a actor y modelo cubano, Arenas fue elegido en la segunda ronda del draft de 2001 por Golden State Warriors. A los dos años se negó a renovar por esa misma decisión: eligieron en la primera ronda a Troy Murphy. Aunque antes de consumar su venganza se ganó un puesto de titular a los tres meses de iniciar su etapa profesional, en San Francisco le recuerdan mas por la ocasión en la que, frustrado con sus compañeros, se dio una ducha fría con el uniforme puesto en el descanso para salir a la cancha chorreando.

En la capital del país sus compañeros crearon una nueva palabra que define la filosofía de Arenas: Gilbertologia, que vendría a significar algo así como la manera de vivir y ver el mundo por parte de Arenas.

Sus excentricidades no tienen límite. Puede jugar al póquer en Internet en los descansos o reinventar su personalidad. Se ha hecho llamar el presidente negro, el asesino de la costa este, el agente cero, el Jesús negro y el que mas ha perdurado: Hibachi, que es la palabra que decía cada vez que tiraba y que da nombre a las parrillas japonesas.

Gilbert dice que nunca ha madurado y que es como un hincha. Prueba de ello es que después de cada partido lanza su camiseta a la grada porque es lo que a él, como fan, le hubiese encantado ver. Teniendo en cuenta que cada camiseta le resta 200 dólares de su sueldo, a final de temporada habrá perdido 16.200 dolares.

Tras anotar 60 puntos a los Lakers, convirtiéndose en el primer jugador en alcanzar tal cifra ante Los Ángeles desde que lo consiguiera Chamberlain en 1966, Bryant le acusó de no tomar buenas decisiones de tiro. Desde entonces, cada vez que lanza a canasta ya no grita Hibachi sino "buena decisión de tiro".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 14 de enero de 2007.

Lo más visto en...

Top 50