Reportaje:

Menos pero mayores Iniciativas

La empresa catalana de capital riesgo cambia de gestores y apuesta por una cartera más selectiva

Catalana de Iniciativas cambia de paso. La firma de capital riesgo, que combina la participación de la Generalitat catalana y del Ayuntamiento de Barcelona con un importante grupo de compañías españolas (como Repsol, Telefónica, BBVA, Planeta, Agrolimen, Endesa, Agbar, Santander o el Banc Sabadell) va a por mayores bocados inversores. Apunta a una cartera de participaciones más selectiva y limitada en la que ya ha empezado a soltar lastre, como en Café & Té o el hotel Ritz. Busca reposicionarse en un mercado que ha protagonizado una auténtica explosión en España en los últimos años.

Para el crecimiento Iberia espera frutos de las "intensas negociaciones con los pilotos", si bien no se considera imprescindible
La compañía acaba de vender su 35% en el Hotel Ritz de Barcelona, y el 29,1% que tenía en la cadena de cafeterías Café & Té

La empresa, que ha cambiado a su cúpula directiva tras la retirada de Francesc Raventós, ha cambiado de blanco. El nuevo objetivo son las operaciones de entre 6 y 10 millones de euros (frente a los tres millones actuales). También se propone una influencia decidida en la gestión de las compañías en las que participe.

"Buscamos empresas con un proyecto de internacionalización, las de base tecnológica y las que están radicadas en un nicho de mercado con potencial. También nos interesa liderar procesos de concentración", explica el nuevo vicepresidente ejecutivo de Catalana, Rafael Suñol, un directivo con larga experiencia industrial y financiera y quien conoce bien el sector del capital riesgo por su experiencia en Aurica XXI, la sociedad lanzada hace seis años por los bancos Sabadell y Pastor.

Catalana, dirigida en su nueva etapa por Manuel Albanell, reducirá el ritmo de operaciones que venía realizando para quedarse en unas tres al año. La compañía acaba de vender su 35% en el hotel Ritz de Barcelona por 2,45 millones de euros. Esta desinversión, que reporta a la sociedad unas plusvalías de 1,54 millones, ha sido el último ejemplo de la nueva estrategia de la firma, que gestiona una cartera de cerca de 110 millones de euros. Y es que Catalana suelta lastre -ya en 2005 hubo ejemplos de ello- en paralelo con sus nuevas incursiones. Entre las últimas ventas figuran la empresa valenciana de juguetes y peluches Play by Play, en la que la sociedad controlaba un 60%, en una operación que el pasado junio le reportó 2,9 millones de ingresos y unas ganancias de 2,3 millones de euros, con un rendimiento de la inversión del 36%. Otra de las desinversiones, a principios de año, ha sido la de la cadena de cafeterías Café & Té, donde el paquete accionarial de la firma pesaba un 29,15% en el capital, tras un acuerdo con 3i valorado globalmente en 40 millones de euros. Llevaba en ambas empresas desde 2002. O la venta de la histórica participación en la papelera J. Vilaseca, que estuvo en cartera durante 16 años.

"Finalizaremos el año con 10 empresas en cartera", explica Albanell y el grueso ya responderá a la nueva orientación de Catalana. El reposicionamiento era importante en un contexto en el que el capital riesgo ha pasado de mover 200 millones al año en 1986 a más de 15.000 millones. Según la patronal Ascri, se ha pasado de 20 a 130 empresas, "aunque no nos encontramos en niveles como otros países europeos como Reino Unido, Francia y Alemania", apunta Suñol.

En esta etapa, Catalana de Iniciativas se mide con otras firmas que operan en el mercado español como Corsabe, Nazca Capital, Dinamia, Qualitas Equity Partners o Diana Capital.

La inversión directa realizada en 2006 ronda los 34 millones de euros. Los proyectos de mayor empaque han sido la entrada en Bioenergética Extremeña, controlada por las familias Hinojosa-Vacas, Espinosa de los Monteros y Bigeriego y que está acometiendo el mayor proyecto de España en el sector de biodiésel. A raíz de una ampliación de capital, en la que Catalana ha invertido 10,35 millones, se ha hecho con un 25% de las acciones. La empresa buscaba apoyo para la planta de Valdetorres, que contará con una capacidad de producción de 250.000 toneladas anuales de biodiésel y que representa una inversión total de 43 millones. Las energías alternativas continúan en el punto de mira de Catalana.

Y, en febrero, lideró la entrada en Cadena Q, que se dedica a comprar, distribuir y vender ropa al por menor. La inversión de Catalana fue de 10 millones de euros, en una operación global de casi 40 millones.

El proyecto de doblaje Albaira ha supuesto una inversión global de 18 millones de euros, de los cuales siete corresponden a Catalana. Este proyecto responde a un proceso de concentración sectorial (build up, en la jerga del sector), en los que la firma quiere especializarse, ya que ha reunido a cuatro estudios de doblaje de España y Portugal (Abaira, Soundtrack, CTV Galaxia y Matinha Studio).

La empresa cree que meter dinero en las start-up [empresas de reciente creación] no funciona y, más que en los megaacuerdos, apuesta por "comprar para acompañar a alguien en su crecimiento, sin pretender venderlo a trozos y sí crear valor", subraya Suñol.

Rafael Suñol, vicepresidente ejecutivo, y Manel Albanell, director de Catalana d'Iniciatives.
Rafael Suñol, vicepresidente ejecutivo, y Manel Albanell, director de Catalana d'Iniciatives.GIANLUCA BATTISTA

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS