_
_
_
_
INTERNET

El abandono alemán de Quaero, otro revés a la política tecnológica europea

Hace año y medio que los jefes de Gobierno de Francia, Jacques Chirac, y de Alemania, entonces Gerhard Schröeder, se hicieron la foto para anunciar que Europa tendría un buscador en Internet mucho mejor que Google. Se llamaría Quaero.

La nueva canciller alemana, Angela Merkel, nunca apoyó públicamente el proyecto, y el pasado 21 de diciembre, Hartmut Schauert, secretario de Estado del Ministerio de Economía, anunció el abandono alemán de Quaero para hacer su propio buscador, Theseus.

Quaero quería ir más allá de Google, e incluir búsquedas de audio, vídeo y otra información multimedia. Al parecer, las autoridades alemanas preferían una versión únicamente de texto.

Los Gobiernos de los dos países iban a invertir en cinco años unos 2.000 millones de euros para luchar contra el dominio norteamericano en el sector, ya que el 95% de las búsquedas son a través de Google, Yahoo! y MSN. Al parecer, no les preocupaba tanto la servidumbre en sistemas operativos de PC (el 92% de Windows).

En la misma época y con los mismos protagonistas, se lanzó otro plan de digitalización de libros y así luchar, esta vez, contra otra iniciativa privada: la digitalización de libros por parte de Google. Después de dos años, mientras Google ha digitalizado decenas de miles de libros, la iniciativa europea sigue en su fase típica de reuniones previas entre bibliotecas nacionales.

Otra de las iniciativas tecnológicas europeas para replicar éxitos norteamericanos, el Galileo frente al GPS, tras muchos tutibeos parece que se pondrá en marcha en 2011, después de haberlo anunciado para 2007.

En los tres casos, Europa plantea una política de alternativas, en lugar de iniciativas, gastando en copiar tecnologías que ya funcionan bien y que, por tanto, son difíciles de superar.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_