Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La ofensiva terrorista

La Ertzaintza disuelve una manifestación 'abertzale' que desafió la prohibición del juez

Tres detenidos y dos coches quemados en los incidentes posteriores a la carga policial

La Ertzaintza impidió ayer la celebración del acto político en el Velódromo de Anoeta de San Sebastián cuya convocatoria había mantenido en pie el autodenominado Movimiento pro Amnistía, a pesar de haber sido prohibido por el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, al considerar que estaba impulsado por la ilegalizada Askatasuna. Posteriormente, pasadas las 18.30, la policía vasca utilizó su material antidisturbios para disolver, en medio de graves incidentes, a los más de tres mil manifestantes que habían acudido al acto y bloqueaban el acceso al Estadio de Anoeta, donde debía celebrarse el partido de liga entre la Real Sociedad y el Osasuna. Tres personas fueron detenidas. Por la mañana, representantes de los organizadores anunciaron en rueda de prensa que no iban a obedecer la prohibición del juez y que mantenían la convocatoria a las puertas del recinto deportivo municipal "por responsabilidad política". Pero el acceso al velódromo, custodiado por la Ertzaintza en todo su perímetro, era imposible, por lo que las personas que fueron llegando a pie y en autobuses a Anoeta desde media hora antes de la hora fijada (17.30) se concentraron ante la puerta del vecino estadio de fútbol. En la zona, sobrevolada por un helicóptero de la policía vasca, se habían colocado diversas pancartas con lemas a favor de los presos de ETA y de la organización juvenil ilegalizada Segi, que ha convocado una "jornada de lucha" para el próximo viernes. Una ellas rezaba: "El PSOE está asesinando a Iñaki De Juana [Chaos]".

Askatasuna recomienda a Rodríguez Zapatero que no adopte "decisiones precipitadas"

El dirigente de la izquierda abertzale y portavoz de Askatasuna (la organización sucesora de las Gestoras Pro Amnistía), Juan María Olano, hizo allí mismo una breve declaración en euskera a los medios de comunicación, a la hora en que debía comenzar el acto. Dirigiéndose al presidente Rodríguez Zapatero, le recomendó que no tome "decisiones equivocadas que puedan hipotecar el futuro", impulsado por la "precipitación" o por "presiones".

Acto seguido, Olano inició una marcha secundado por las miles de personas concentradas, entre los que se encontraban los dirigentes de Batasuna Joseba Permach, Joseba Álvarez e Imanol Iparaguirre, así como responsables de Askatasuna y Etxerat. Portaban una pancarta con el lema, en euskera, Condiciones democráticas para Euskal Herria. La manifestación se dirigió hacia la rotonda de la Paloma de la Paz, a las puertas de Anoeta, y cuando pretendían enfilar hacia el centro de la ciudad fue interceptada por un cordón policial.

Al no poder seguir, los manifestantes optaron por realizar una sentada ante los policías antidisturbios de la Ertzaintza, a los que insultaban con ladridos y llamándoles "txakurrak" (perros), al tiempo que coreaban gritos contra el PSOE y el Partido Nacionalista Vasco. Pasadas las 18.30, Olano propuso poner fin a la concentración para evitar que la Ertzaintza lo hiciera por la fuerza y entonó el Eusko Gudariak. Pero, al disolverse, los manifestantes lanzaron botellas contra los agentes, de modo que se inició una batalla campal en torno a la Paloma de la Paz.

En las calles próximas, otros participantes quemaron contenedores de basura y el fuego originado dañó a dos turismos, uno de ellos un coche camuflado de la Ertzaintza. Tres manifestantes fueron detenidos por lanzar objetos contra los policías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de enero de 2007