Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un año para cumplir 70

El rey Juan Carlos pasó el día de su aniversario trabajando en el despacho

A don Juan Carlos no le gustan las grandes celebraciones cuando llega el día de su cumpleaños. El Monarca ha hecho pocas salvedades: aceptó presidir un par de conciertos y en otra ocasión quiso acudir a Bosnia para visitar las tropas españolas que allí se encontraban. El pasado viernes el Rey cumplió 69 años y se pasó el día trabajando en su despacho, según ha informado un portavoz de la Casa del Rey. "Para don Juan Carlos y para don Felipe fue una jornada laboral normal", precisaron.

El Rey, además, no oculta estos días su "profunda tristeza" por el atentado terrorista que ha acabado con la vida de dos ciudadanos ecuatorianos.

Eso sí, don Juan Carlos recibió las felicitaciones de toda su familia con la que se reunió al completo en la Nochebuena. En el palacio de la Zarzuela cenaron con los Reyes de España, los Príncipes de Asturias, los duques de Lugo, los duques de Palma de Mallorca y todos sus hijos, así como las infantas Pilar y Margarita con sus familias.

Después de esta gran cita familiar, los duques de Lugo se marcharon a pasar unos días a Soria con la familia Marichalar, y los de Palma a Vitoria con los Urdangarín. Don Felipe y doña Letizia celebraron el día 25 con la familia Rocasolano para poco después viajar a Milán a recibir el año nuevo.

Las infantas Elena y Cristina con sus esposos e hijos se volvieron a encontrar en Baqueira Beret, donde se les ha visto esquiar junto a su prima Simoneta Goméz-Acebo.

Hace ya varios años que don Juan Carlos y doña Sofía prefieren no viajar a Baqueira en Navidad.

Como todos los años el día 5 de enero, la centralita del palacio de la Zarzuela recibió más llamadas telefónicas que otros días. "Es muy normal que mucha gente llame para pedir que transmitamos su felicitación al Rey por su cumpleaños y también se reciben regalos, aunque no tantos como la leyenda que corre por ahí".

A don Juan Carlos su familia le suele obsequiar con corbatas, ropa de sport y libros de pintura, una de sus grandes aficiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de enero de 2007