Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un desprendimiento bloquea el tren y la carretera de acceso a Montserrat

Las rocas que cayeron sobre el peaje pesaban hasta 30 toneladas

Las vías principales de acceso a Montserrat quedaron ayer inutilizadas por el desprendimiento de rocas que afectaron a la carretera y a la vía del cremallera. A pesar del accidente geológico, en el monasterio había ayer numerosos feligreses y turistas, los que ya estaban en la montaña y los que utilizaron el aéreo, cesta que asciende desde la orilla del río Llobregat hasta el monasterio. Ayer triplicó los viajes.

La carretera se podría reabrir hoy, ya que durante todo el día de ayer se trabajó para apartar alguna de las rocas, abrir paso a los vehículos y dejar un carril reasfaltado y con una semaforización provisional para regular el acceso. Ayer a media mañana ya se habilitó un paso para emergencias de la zona del monasterio.

Un desprendimiento de rocas, cuatro de ellas de grandes dimensiones, inutilizó la carretera. Cayeron de una de las paredes del macizo de conglomerados calcáreos, desplomándose desde unos 200 metros por encima de la carretera. Los bloques, de entre tres y cinco metros de diámetro y de entre 25 y 30 toneladas de peso, quedaron en el centro de la carretera. El alud arrastró más rocas de dimensiones más reducidas hasta la vía del cremallera, a unos 50 metros de la carretera. Las rocas impactaron sobre la catenaria. Ferrocarrils de la Generalitat (FGC)no pudo reponer la circulación. Además del cremallera y la carretera, las rocas arrastraron un tramo de unos 100 metros del denominado Camí dels Degotalls, una de las vías que utilizan con más asiduidad los excursionistas.

El alud se produjo entre las 4.00 y las 5.00, hora en que no había circulación y el cremallera aún no funcionaba, lo que evitó daños personales.

El presidente de la comisión ejecutiva del Patronato de la Montaña de Montserrat, Jordi López, explicó que se trata de un problema geológico debido a un proceso de dilatación y contracción entre rocas que tiene su explicación en un cambio brusco de temperaturas.

Ayer, los geólogos del Institut Geològic de Catalunya inspeccionaron la zona y dieron las garantías suficientes para poder reabrir el tráfico hoy. Las obras las lleva a cabo el departamento de Política Territorial y Obras Públicas, ente que interviene por primera vez como titular de la carretera, a pesar de que las piedras se encuentran en la zona de gestión del aparcamiento que lleva a cabo el Patronat de la Muntanya de Montserrat. El pasado mes de noviembre se hizo efectivo el traspaso de esta carretera de la Diputación a la Generalitat.

Los trabajos para arreglar la carretera se prolongarán unas semanas porque se debe trocear las rocas que están en la calzada e intervenir en lo que sea posible en la estabilización de la pared de donde se han desprendido para mejorar su sujeción. El cremallera estará unos días parado, aunque FGC pone a partir de hoy un servicio de autocar desde la estación para sustituirlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de enero de 2007