Llegan los magos de Menotti

La ópera infantil navideña, en un montaje de marionetas gigantes

La ópera Amahl y los visitantes nocturnos vuelve a la escena madrileña con un inexplicable cambio de título, pues, enmendándole la plana al compositor, Gian Carlo Menotti, han optado por convertir a los casi abstractos espectros de su libreto en los muy concretos tres reyes magos que viene de Oriente. Amahl and the night visitors y el ballet decimonónico Cascanueces son las piezas emblemáticas de la literatura teatral musical que más se ven en todo el mundo por estas fechas.

Amahl y los Reyes Magos se presenta en el Teatro Fernando de Rojas del Círculo de Bellas Artes desde hoy día 26 hasta el próximo 30 en un montaje bajo la dirección musical de Miguel Ángel Arqued y que incluye la novedad de las marionetas gigantes diseñadas por Lourdes Sánchez y Cristina Llanos en una escenografía de Carla García y Marina Martín.

Esta ópera, con libreto del propio compositor, se estrenó en España en 1961 y fue escrita originalmente para la televisión, en una época en que la alta cultura musical americana dejaba sentir las influencias del musical. El programa televisivo Hallmark Hall of Fame encargó a Menotti una ópera y el argumento ideado por el creador era el de un niño cojo que toca la flauta, vive solo con su madre y recibe la misteriosa visita de tres espectros en la noche de Navidad. Puede decirse que Amahl es en gran medida el propio Gian Carlo, que nació el 7 de julio de 1911 en Varese y se naturalizó norteamericano al emigrar junto a su madre viuda cuando era un inquieto estudiante del conservatorio Verdi de Milán.

Amahl..., una pequeña joya del repertorio del siglo XX, no es una más dentro de las 30 de su autor, sino un esfuerzo por acercar a los niños al terreno de la gran música. Lo que en principio podría ser un tierno cuento de Navidad tiene como fondo la trágica soledad de un niño minusválido con talento para la música que sólo tiene en el mundo el amor y la protección de su madre. Cuando Amahl ve desde la ventana una estrella de enormes dimensiones que atraviesa el cielo sabe que algo va a pasar y recibe la visita de esos tres espectros nocturnos y promisorios.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS