Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento licita las obras del tramo entre Abrera y Olesa del Cuarto Cinturón

El Ministerio de Fomento ha licitado esta semana el tramo de 2,2 kilómetros del Cuarto Cinturón que enlaza Abrera y Olesa de Montserrat (Baix Llobregat), en el que invertirá 52,75 millones de euros, informa el Gobierno. Las obras durarán 24 meses y corresponden al sector Abrera-Terrassa de la autovía orbital (B-40). En concreto, este tramo dará continuidad a la autovía A-7 y comunicará exteriormente los grandes municipios de la zona enlazando las carreteras ya existentes.

Los otros dos tramos de este sector de la B-40 son los que unen Viladecavalls con Terrassa -que ya ha sido adjudicado- y Olesa con Viladecavalls, mientras que el siguiente tramo al este llega hasta Granollers y conectará con la carretera autonómica C-60.

El objetivo de esta autovía es descongestionar la actual autopista de circunvalación de Barcelona AP-7-B-30 entre los municipios de El Papiol y Mollet, lo cual implicará una mejora de las comunicaciones de las comarcas del Vallès Oriental y el Occidental con Barcelona y Lleida.

El anuncio de Fomento llega la misma semana en que los partidos de la oposición en Cataluña han intentado tensar las relaciones entre los socios del tripartito precisamente con las obras de esta carretera orbital. La sesión del pasado jueves en el Parlament, la primera desde la constitución del nuevo Gobierno, tuvo entre sus puntos una interpelación de Convergència i Unió (CiU) en la que buscaba conocer el grado de cohesión interna del Ejecutivo sobre esta polémica vía.

El consejero de Política Territorial, el socialista Joaquim Nadal, salió en defensa de la carretera y aseguró que la oposición de Iniciativa per Catalunya Verds (ICV) y los recelos de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) no impedirán que el Gobierno se sitúe "de forma clara y contundente" cuando llegue el momento.

Ahora el Gobierno debe abordar el tramo más polémico de la nueva vía, el que discurre entre Terrassa y Granollers. Para hacerlo, Nadal prometió buscar el consenso de ayuntamientos, partidos, sindicatos y grupos conservacionistas para decidir el mejor trazado y las características más convenientes para cada tramo de carretera. El calendario de ejecución de la obra es la gran incógnita.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de diciembre de 2006