Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El proceso para el fin de la violencia de ETA

El Gobierno vasco teme que aumente la 'kale borroka' para intimidar a la sociedad

El alcalde donostiarra cree que el dispositivo de la Ertzaintza falló en la quema del autobús

La Consejería vasca de Interior considera que, a la vista de la elección de objetivos, se está produciendo en las últimas semanas una vuelta de tuerca en los incidentes de kale borroka, el último de los cuales fue la quema el jueves de un autobús en San Sebastián por una treintena de encapuchados. "Hay un elemento de intimidación a la sociedad muy alto en los últimos ataques, que no son sólo la quema de cajeros y de contenedores. El incendio de autobuses tiene un claro objetivo de crear alarma social", destacan fuentes del departamento, que advierten: "Estamos ante los primeros pasos de una escalada en nivel de gravedad".

Otegi no aprecia ningún avance en el proceso con respecto a semanas pasadas

La Ertzaintza investigaba ayer el ataque cometido en la capital guipuzcoana a plena luz del día. Los agentes de la policía vasca recogieron indicios en el lugar de los hechos, el Boulevard donostiarra, en el centro de la ciudad, ocupado en ese momento por centenares de personas, por si pudieran servir como base para acusar a los autores del sabotaje. Desde hace años, la Ertzaintza ha utilizado en sus investigaciones para desarticular grupos de kale borroka las muestras de ADN encontradas en los cócteles molotov lanzados o en otro tipo de evidencias obtenidas en los escenarios de los hechos.

Junto a este trabajo científico, la policía vasca revisa también las grabaciones de las cámaras de seguridad instaladas en las inmediaciones del lugar donde se produjo el ataque. Testigos presenciales indicaron que el grupo de atacantes salió perfectamente organizado desde una de las calles de la Parte Vieja donostiarra. Aunque la policía encuentre en las grabaciones imágenes de esos momentos, la posibilidad de identificar a sus componentes es más remota, ya que actuaron encapuchados.

En cualquier caso, este tipo de pesquisas no suelen tener consecuencias inmediatas, salvo que en el lugar de los hechos hubiesen intervenido agentes de paisano, que en algunos casos están incluidos en operativos policiales preventivos.

- Elorza: "No entiendo que la Ertzaintza no tuviese un operativo".

El alcalde San Sebastián, el socialista Odón Elorza, se quejó ayer de la falta de previsión por parte de la Ertzaintza ante el ataque cometido contra el autobús. "No entiendo cómo [la policía vasca] no tenía un operativo en la zona. Esto no es Manhattan; la Parte Vieja sólo tiene diez calles", declaró a Tele 5. El primer edil manifestó que "falló el dispositivo policial sin ningún género de dudas y se deben tomar medidas". "Tiene que hacerse más" para evitar que se repitan estos actos de violencia callejera, concluyó.

El alcalde donostiarra atribuyó a "una minoría de locos que necesitan hacerse propaganda" la autoría del ataque, que al Ayuntamiento le supondrá un desembolso de 300.000 euros para comprar un nuevo autobús. Elorza subrayó que la actuación de los vándalos fue "organizada" y que supone "un paso atrás" en el camino hacia la paz.

- Condenas del Ayuntamiento y de los partidos. La corporación donostiarra aprobó por unanimidad un comunicado de condena de este último acto de violencia callejera. A propuesta del PSE, que gobierna en el consistorio, todos los partidos rechazaron "las acciones revientafiestas y reventadoras de dinámicas de paz, democracia y diálogo".

La presidenta del Partido Popular en Guipúzcoa y edil en su capital, María José Usandizaga, suscribió el comunicado, aunque pidió, sin éxito, que en el texto definitivo se llamase "a las cosas por su nombre", esto es, "terrorismo callejero". Sin referirse a nadie, Usandizaga sostuvo que "no se puede estar condenando estos actos y al mismo tiempo coquetear día a día con los amigos de quienes queman los autobuses". La edil popular sostuvo que estos últimos incidentes son un ejemplo de que "los violentos se están envalentonando gracias a las vacilaciones y la falta de firmeza".

Miguel Buen, líder de los socialistas guipuzcoanos, opinó que los radicales han conseguido que los últimos días sean "los más violentos" desde hace meses, y recordó a la izquierda abertzale que "hay un Gobierno en España ahora mismo que está dispuesto a arriesgar para conseguir la paz y la normalización política en Euskadi", pese a las "zancadillas" que le están poniendo al Ejecutivo "determinados medios de comunicación y el principal partido de la oposición".

Antton Karrera, coordinador de EB en esta provincia, exigió a Batasuna que "ataje o condene" los actos de kale borroka registrados en las últimas jornadas.

- Batasuna cree que sus opiniones "se manipulan". El portavoz de la ilegalizada Batasuna, Arnaldo Otegi, rehusó ayer referirse a estos episodios de violencia porque, a su juicio, las palabras de la izquierda abertzale al respecto "siempre se manipulan" por los medios de comunicación. En una comparecencia en San Sebastián, tampoco quiso comentar la cita mantenida la semana pasada entre emisarios del Gobierno y de ETA. Se limitó a decir: "No sabemos si ha habido algo".

Arnaldo Otegi se mostró, eso sí, muy crítico con las informaciones publicadas sobre esta reunión. "Por intereses políticos, mezquinos o incluso comerciales, el proceso se ha convertido en una especie de telenovela que se corresponde a un nivel de frivolidad y a un nivel de irresponsabilidad política sin límites", sentenció.

Otegi no observa ningún avance en el proceso de paz con respecto a las últimas semanas. A su juicio, "no se ha producido ningún dato relevante que permita afirmar que haya habido un cambio en la situación que venimos denunciando". Acompañado por los miembros del grupo negociador de Batasuna para la mesa de partidos, Rufi Etxeberria y Arantza Santesteban, el dirigente independentista pidió al Gobierno y al PSOE que demuestren con "hechos" que tienen "ambición histórica" para resolver el conflicto vasco.

- Nuevos ataques de violencia callejera. Ayer se conoció un nuevo incidente de kale borroka cometido contra un agente de la Ertzaintza. De madrugada, un número indeterminado de personas lanzó un cohete pirotécnico contra el domicilio particular de un ertzaina. El cohete impactó en el inmueble de un vecino, según la policía vasca. El ataque no produjo heridos.

Otro grupo de radicales atacó con cócteles molotov, también de madrugada, dos cajeros automáticos en Deba (Guipúzcoa). Los ataques se produjeron entre la 1.30 y las 2.00 y no causaron heridos. El primer objetivo fue un dispensador del Banco Guipuzcoano, que quedó destrozado, y el segundo, otro de la Kutxa, que resultó parcialmente quemado.

- La izquierda abertzale considera "clave" a Navarra. Batasuna divulgó ayer un comunicado en el que defiende que Navarra sea el "motor" del proceso de paz y "clave en la superación del conflicto". "No hay una sola razón para que Navarra sea marginada de un proceso que debe resolver el problema político de fondo y dar a la sociedad la llave del futuro", agrega la nota. Batasuna advierte de que "la izquierda abertzale está comprometida con la exigencia de que Navarra no vuelva a ser manipulada, engañada y secuestrada por una cuadrilla de políticos sin escrúpulos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de diciembre de 2006