Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La generación de la Guerra Civil

Queremos rendir un homenaje a toda una generación que vive sus últimos momentos y de la que nos sentimos orgullosos. No hablamos de rojos ni de nacionales, hablamos simplemente de hombres y mujeres que vieron lastrada su juventud y gran parte de sus vidas por la Guerra Civil. Hablamos de hombres y mujeres que a la edad en la que debían estar saliendo del instituto o de la escuela, dando sus primeros pasos en el trabajo o comenzando a vivir, a formar una familia y a disfrutar de la vida en una España que era muy diferente a la de ahora, se encontraron en una trinchera, con un rifle en la mano, lejos de sus familias, a veces con un amigo o un hermano en el barrizal de enfrente, viudos o viudas sin haber siquiera puesto la primera piedra de sus sueños; marcados a fuego por una tragedia que les arrebató la juventud; pobres y pasando calamidades que para los jóvenes de hoy nos parecen relatos de ciencia-ficción. Esa generación que se va poco a poco, sin hacer ruido, es para nosotros una referencia. Nacieron en una España en blanco y negro, sin teléfono, sin agua corriente, sin televisión, sin coches, sin Internet, y, además, combatieron y padecieron una guerra. Ahora, al final de sus días, sus nietos pensamos que deben sentirse orgullosos de la vida que han tenido y del legado de civilización y modernidad que nosotros disfrutamos. Por ello, la memoria histórica para nosotros no es más que un homenaje a todos nuestros abuelos y abuelas, héroes anónimos de la España de entonces y de la de ahora.

MÁS INFORMACIÓN

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de diciembre de 2006